Ahed Tamimi, la adolescente palestina de 17 años que permanecía presa en la cárcel de Hasharon en Israel, fue liberada tras ocho meses de encarcelamiento y pudo compartir nuevamente con sus familiares en Cisjordania.

En un emotivo encuentro, la joven fue arropada por sus familiares tras ser entregada por militares israelíes al noreste de Ramala, donde la esperaban. Allí pronunció sus primeras palabras: “La resistencia continuará hasta que la ocupación termine”.

Posteriormente, Tamimi atendió a los medios de comunicación y flanqueada por sus padres aseguró que “estoy feliz, pero estaré más feliz cuando todas las mujeres palestinas sean liberadas de las cárceles de la ocupación israelí”.

La joven también entregó su solidaridad con el pueblo beduino de Khan al-Ahmar, pendiente de demolición por Israel, y subrayó que “el poder está en la gente y la gente es dueña de su destino y su futuro”.

En sus palabras finales, la adolescente confesó que uno de sus mayores temores en cautiverio era no poder presentarse a los exámenes finales y aseguró que “no poder graduarme me causaba gran estrés y presión”.

Ahed Tamimi se hizo mundialmente conocida tras aparecer en un video abofeteando a un soldado israelí el pasado 15 de diciembre en la puerta de su casa, durante una redada del Ejército hebreo en Nabi Saleh. Las imágenes donde también aparecía su prima, Noor Tamimi, fueron grabadas por su madre, quien fue detenida y condenada a la misma pena.

Ambas fueron recibidas por el presidente palestino, Mahmud Abbas, en Mukata, donde se encuentra la sede del Gobierno palestino de Ramala. En la instancia, el mandatario aseguró que “la resistencia popular pacífica es la mejor arma para enfrentar la arrogancia de la ocupación israelí y mostrar al mundo las barbaridades que cometen”.