Iansa, CIAL, Maersk, Pastas Suazo y, ahora, el frigorífico “Río Bueno”. El cierre de empresas y consecuente despido masivo de trabajadores ha sido una situación cada vez más frecuente en los últimos meses en distintas regiones del país.

“Río Bueno” es la última confirmada. El frigorífico de la Región de Los Ríos, que almacena en frío vacuno y cerdo, anunció el despido de los 52 trabajadores que se encontraban prestando servicios para la empresa.

Los dueños argumentaron necesidades económicas para justificar el cierre. Según aseguraron los trabajadores, aún no se pagan los últimos dos meses de sueldo y no se han pagado las cotizaciones previsionales desde marzo.

Dispuestos a emprender una acción judicial para cautelar los bienes de la empresa -los que podrían servir para pagar finiquitos- los trabajadores se llevaron una sorpresa mayúscula. Tras revisar los registros del Conservador de Bienes Raíces, se enteraron que las dependencias del frigorífico había sido vendido a otros dueños el año 2016.

La situación ya está en conocimiento de la Inspección regional del Trabajo, la que dio plazo hasta el 11 de agosto para cancelar los sueldos adeudados de antes.