En estos últimos días nos hemos sorprendido con diversas sentencias de la Corte Suprema de justicia en la que ha cambiado su criterio al momento de otorgar la libertad condicional a los reos por crímenes de lesa humanidad, no cabe duda que representa un mala señal para nuestro país y sobre todo lograr la justicia de aquellos crímenes cometidos en dictadura.

Los reos a los cuales se les otorgó la libertad condicional son aquellos declarados culpables por delitos de lesa humanidad, aquellos delitos más grave dentro de nuestro ordenamiento jurídico, pero además fueron condenados a penas de baja duración  y que no se encuentran enfermos con peligro de muerte, por lo que ni siquiera se puede argumentar el carácter de humanitario de estas sentencias, si no que por el contrario el criterio de la corte fue de homologar los delitos de lesa humanidad a delitos comunes de los cuales se otorga este tipo de pena sustitutiva, actuando de manera contraria a todas las resoluciones de organismos internacionales e incluso tratados internacionales ratificados por Chile y que nuestra constitución reconoce como es el caso de la “Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad”, en que se deja de manifiesto de la particularidad y gravedad que revisten este tipo de delitos.

Otorgar este tipo de libertades significa desconocer el sufrimiento y dolor de las víctimas de la dictadura, desconocer aquellos miles de padres, madres, hermanos, hijos que aún persisten en la búsqueda de sus queridos desaparecidos o cuyos cuerpos fueron encontrados sin haber responsables de estos hechos. Sobre todo significa impedir  la justicia y reconciliación que nuestro país necesita. Como podemos esperar que nuestro sistema judicial ponga un alto a la puerta giratoria si en definitiva otorga beneficios a quienes son culpables de los delitos más horrorosos y graves que la humanidad haya podido presenciar, más aun cuando queda de manifiesto que en su informe Psicosocial estos sujetos fueron evaluados como negativos “ya sea porque tienen insuficiente o inexistente conciencia del delito y del daño ocasionado a consecuencia de aquél, o validando o justificando conductas delictuales”

Pero lo peor de todo es lo que se nos viene para adelante, que se transformen en un precedente en que todos aquellos responsables de delitos de lesa Humanidad queden impunes y sigan sus vidas con sus familias sin responder ni pagar por los delitos y el daño que ocasionados a miles de chilenos, sin aportar antecedentes a estas familias que siguen en la búsqueda de la verdad o de sus familiares.

Con todo, se nos viene más a la mente la frase de Siddartha Gautama “Si quieres conocer el pasado, entonces mira el presente que es su resultado. Si quieres el futuro, entonces mira tú presente que es la causa”, pues en definitiva hoy somos testigos de la impunidad y la falta de empatía para con las víctimas de la dictadura, somos testigos de un futuro en que nunca se alcance la verdad sobre estos casos y no se pueda sanar la herida que dejo dictadura militar en Chile.


Militante Nueva Democracia