Cuando se cumplieron 100 días del segundo gobierno de Sebastián Piñera, en junio pasado, distintos actores de la oposición lo acusaron de sequía legislativa, es decir, de enviar pocos proyectos de ley a tramitar en el Congreso y de no ejercer su autoridad para regular el ritmo legislativo. De hecho, durante dicho período, ninguno de los proyectos de ley impulsados por el gobierno se vio en la sala del Senado o la Cámara de Diputados.

Y de acuerdo a la Constitución y el régimen presidencialista chileno, el poder Ejecutivo no sólo tiene el derecho de enviar proyectos de ley mediante los denominados “mensajes”, sino que además tiene la facultad exclusiva de hacerlo cuando impliquen gasto, lo que significa que, si la normativa involucra $1 de gasto, los parlamentarios no pueden presentar proyectos. Además, es el Ejecutivo el que marca el ritmo con que avanzan los proyectos de ley y por lo tanto decide cuáles son las prioridades.

Cuando la administración de Piñera fue acusada de sequía legislativa, la oposición también apuntaba a que se había dedicado espacio para proyectos irrelevantes como el Día del cuequero y la cuequera, a pesar de que ya existe el Día de la cueca. Frente a lo anterior, un gráfico elaborado por LaBot corrobora que efectivamente el presidente ha presentado menos iniciativas que el anterior gobierno de Michelle Bachelet, e incluso que su primer mandato.

En el caso del primer gobierno de Piñera, durante los primeros meses se enviaron pocos proyectos al Congreso pero la mayoría eran de gran importancia y discusión, debido a que se relacionaban con el financiamiento para la reconstrucción post terremoto. Y en el caso de Michelle Bachelet, el aumento se justifica principalmente en el sello reformista de su mandato, con iniciativas como la Reforma Tributaria.

Sin embargo, la comparación también necesita de otras variables como la presentación de indicaciones sustitutivas, que permiten cambiar radicalmente el sentido de una ley. En el caso de Piñera, en su segundo mandato, ha presentado dos importantes, relacionadas con la Ley de Adopciones, y esta semana, para reemplazar la Ley Reservada del Cobre.

Ante las críticas, el 17 de julio el gobierno anunció que le pondría urgencia a 25 proyectos de ley, aunque hasta el momento ninguno ha sido despachado. Además, este martes 7 de agosto anunció urgencia para otros 20.