Existe preocupación entre las autoridades de la Conaf debido a la proximidad de la temporada de incendios forestales en el país, situación que la institución deberá enfrentar en medio del déficit de recursos que enfrenta y que, según reconoció su director, José Manuel Rebolledo, alcanzaría los $24 mil millones.

Es por esta misma razón que, según publica El Diario de Concepción, Rebolledo se reunió este jueves con el intendente de la región del Bío Bío, Jorge Ulloa,  y con representantes de Corma, con el propósito de coordinar la próxima temporada estival.

“Desde abril estamos trabajando en esto, porque la historia muestra que la condición de verano que existe en Europa se repite acá, y el pronóstico no es bueno.El sábado pasado hubo temperaturas sobre 45º, entonces estamos preparándonos para una condición adversa. Dios quiera que no sea así, pero el cambio climático llegó para quedarse y ya lo estamos viviendo”, aseguró, y agregó que la Conaf está pasando de enfrentar “incendios forestales” a “incendios sociales”.

Rebolledo explicó que los $24 mil millones de déficit se detectaron “tanto en recursos comprometidos fuera de presupuesto, acciones que se hicieron desde el punto de vista ilegal, que están en proceso en la Contraloría y encontramos rendiciones del fondo de emergencia del Ministerio del Interior que no se habían hecho de la forma debida, desde 2016 en adelante”.

“Había cierta desprolijidad y desorden administrativo que nos ha tocado ordenar y hoy estamos enfrentando, con un proceso de austeridad dentro de la institución. En lo que está en Contraloría, consiste en el paso de 176 trabajadores de condición transitoria a indefinida, pese a que la ley de Presupuestos indica que no se debe hacer, y que significó un gasto de $2.541 millones”.

En ese contexto, Rebolledo explicó que, para poder enfrentar la crisis, “lo más probable es que tengamos que echar mano a bienes propios, como bosques que tenemos en la reserva La Campana, es decir, venderlos o licitarlos, para poder enfrentar nuestra situación financiera“.

Del mismo modo, alertó sobre el origen de las emergencias forestales en Chile y recalcó que “el 99% de los incendios son causados por personas, de los cuales el 32% son intencionales. La gente tiene que tomar conciencia de que en una condición como esa, de un megaincendio, todo se transforma en un infierno y que el ser humano no está en condiciones de apagarlo, por mucha tecnología que tenga”.