El Sindicato de Actores y Actrices y Trabajadores y Trabajadoras de las Artes Teatrales (Sidarte) le exigió al presidente Sebastián Piñera la renuncia del nuevo ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, por sus declaraciones contra el Museo de la Memoria contenidas en su libro “Diálogo de Conversos”.

Desde el sindicato afirmaron que el ministro desconoce la función de un museo memorial y, además, condenaron que se relativicen las violaciones a los Derechos Humanos en nuestro país.

“Nos parece que el actual ministro desconoce el sentido de un museo memorial. Un museo memorial tiene como objetivo, principalmente, conmemorar a las víctimas de terrorismo de Estado y los crímenes relacionados con discriminación ideológica. Un museo histórico es el que debe presentar las condiciones históricas y el devenir de los hechos para entender por qué las cosas llegaron a ocurrir de una manera por lo tanto hay un desconocimiento de lo que significa un museo memorial”, sostuvo el presidente de Sidarte, Ignacio Achurra.

En la misma línea, el actor afirmó que un secretario de Estado no puede relativizar “las atrocidades de los crímenes de la dictadura cívico-militar en Chile”.

Es una cuestión que un ministro de Estado no se puede permitir. Menos un ministro que asume una cartera tan fundamental, precisamente, en la conservación de la memoria como es el Ministerio de las Culturas, las artes y el patrimonio“, agregó.

Lee la declaración acá:

El Sindicato de Actores y Actrices y Trabajadores y Trabajadoras de las Artes Teatrales, SIDARTE, rechaza en forma categórica las declaraciones del recién nombrado Ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, en relación al Museo de la Memoria:”…el Museo de la Memoria: “Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar (…) Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”.

Nos parece inaceptable que un Ministro de la República atropelle con estas declaraciones el dolor de tantas víctimas de la historia reciente de Chile, que todavía no logramos reparar. Aún estamos en deuda, y mientras esa deuda no sane, es la cultura un actor principal para mantener viva la memoria. Es precisamente el Museo de la Memoria una de las entidades fundamentales que debe conmemorar a las víctimas de las violaciones de los Derechos Humanos ocurridas en dictadura.

Cuestionar o relativizar lo que fueron las violaciones a los derechos humanos en Chile es una cuestión que un Ministro de la República no puede hacer. Existe un consenso básico de convivencia democrática en el mundo civilizado que es la condena irrestricta a la violación de DDHH sean perpetrados por regímenes de izquierda o derecha.

Los gobiernos no pueden desaparecer, torturar y asesinar a sus ciudadanos disidentes. Y menos aún como política de Estado.

El Ministro ha cometido un error gravísimo y que se suma a una serie de acciones del actual Gobierno que van en la dirección contraria a la consolidación como política de Estado que asegura la defensa de los Derechos Humanos.

Las declaraciones del Ministro Rojas están fuera de los márgenes de la convivencia democrática. ¡Los derechos humanos y su defensa no pueden cuestionarse! ¡Y las instituciones que se encargan de recordárnoslo deben ser cuidadas y protegidas!

Por consecuencia, le demandamos al Presidente de la República, Sebastián Piñera, que solicite la renuncia del Ministro Mauricio Rojas.