Esta mañana se ratificó la renuncia del Ministro de Cultura, Mauricio Rojas, tras sus repudiadas declaraciones que calificaban al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos como un “montaje”.

Mientras eso sucedía, en el sitio de memoria ex Clínica Santa Lucía, actual sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, se reunieron diversas personas ligadas al mundo de las artes y la cultura para condenar los graves dichos del ahora ex ministro.

Encabezados por el poeta y militante comunista, Raúl Zurita, junto al presidente de la agrupación, Carlos Margotta, los actores Alejandro Goic, Pablo Schwarz y Francisco Reyes; las actrices Aline Kuppenheim, Gabriela Hernández, además de la presencia de la viuda del cantautor Víctor Jara, Joan Jara, y muchos más, celebraron la renuncia de Rojas dejando en claro que la cultura del negacionismo es un atentado en contra de la democracia y que no hay margen ético que permita a un ministro continuar en sus labores tras dichos como los de Rojas.

La actriz Aline Kuppenheim, quien leyó un comunicado durante la conferencia visiblemente afectada por los dichos de Rojas, comentó tras la renuncia del ministro que esto representa un triunfo para la memoria y los derechos humanos: “Yo me imagino que si el ministro renunció es porque reflexionó y se dio cuenta de que no se puede convivir con pensamientos tan distintos como los que hizo él”, sentenció.

Kuppenheim agregó que “este gobierno no respeta los derechos humanos. El cierre del penal Cordillera por parte de Piñera en su gobierno pasado parece que fue un gesto que parece haberse esfumado. Estamos retrocediendo en esta materia que ha costado tanto lograr, porque tampoco es gente que este presa desde el año 89, están presos desde hace muy poco. Costó tanto enjuiciarlos y ahora soltarlos me parece una burla a las víctimas y sus familias”.

“La justicia es la única manera de lograr reparación. Hay que hacerle un llamado a los genocidas a la colaboración y al arrepentimiento. Sin eso no puede haber ningún indulto, ningún perdonazo, nada“, añadió.

La actriz también abordó la importancia del arte y la cultura en la defensa de los derechos humanos. “Desde el mundo de la cultura avanzamos todos los días en lo que hacemos, todo nuestro trabajo esta basado y centrado en el alma humana, en el ser humano en toda su dimensión. En su intelecto, en su alma y en su cuerpo, para mostrar puntos de vista donde le recordamos al ciudadano cliente y usuario que también es un ser humano. Nuestra función como gente de cultura es el respeto a los derechos humanos”, enfatizó.

A juicio de la intérprete, el respeto a los derechos humanos debe estar en el centro “de cualquier sistema económico, de cualquier sistema político, y sin relativizaciones como lo dijo Zurita. Por eso nosotros no dejamos pasar ninguna, porque para algunos podría parecerle muy menor los dichos del ministro, pero para nosotros no, porque dejarlo pasar es abrir la rendija para justificar y autorizar justificaciones que no resisten análisis alguno”.

Kuppenheim cerró haciendo un llamado a Piñera y a la sociedad respecto al compromiso que se debe tener con los derechos humanos.

“Esto tiene que marcar un precedente para el gobierno en esta materia, y para que el resto de la ciudadanía también renueve sus votos frente a cual es su posición respecto de los derechos humanos, se haga cargo y también se manifieste. Que exprese lo que piense, lo que siente, que tome partido, eso es muy importante. No estar indiferente a lo que esta sucediendo en nuestro país”, enfatizó.