Durante la tarde de este jueves se conoció que la Corte Suprema argentina confirmó por unanimidad la resolución para que el lonko mapuche Francisco Facundo Jones Huala sea extraditado a Chile y se inicie un juicio por los delitos de incendio de una vivienda y tenencia ilegal de arma de fuego de fabricación artesanal, según publica Clarín.

Jones Huala fue detenido el 27 de julio de 2017, y en específico, la justicia chilena lo acusa junto a otros cinco hombres mapuche de haber incendiado el fundo Pisu Pisué en los alrededores de Valdivia. Jones Huala ha negado en reiteradas ocasiones su participación y además ha asegurado que existe persecución política en su contra y que la inteligencia chilena lo vigilaba de forma ilegal desde antes del incendio.

En tanto, los delitos por los que se le acusa arriesgan una pena de hasta 15 años de prisión, y hasta el momento, la única condenada es la machi Millaray Huichalaf, quien cumplió 61 días de cárcel por encubrimiento, mientras que los demás imputados fueron absueltos. El proceso de Jones Huala, en cambio, siguió adelante debido a que salió sin autorización de Chile y fue por eso que se pidió su extradición.

La decisión ya había sido autorizada por el juez Gustavo Villanueva el 5 de marzo pasado, sin embargo, la abogada defensora Sonia Ivanoff apeló ante la medida. Sin embargo, sus alegatos fueron desestimados por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

Hasta la fecha, Facundo Jones Huala estaba bajo la medida cautelar de prisión preventiva en su hogar, y durante el presidió protagonizó una huela de hombre de 20 días para lograr celebrar el ritual del We Xipantu de manera reducida en el patio de la prisión junto a un grupo de seguidores.