Una amplia polémica despertó en Twitter la Real Academia Española (RAE) al otorgar una definición del término “feminazi”. Todo comenzó cuando una seguidora los instó a entregar el significado de la palabra.

“La voz «feminazi» (acrónimo de «feminista» + «nazi») se utiliza con intención despectiva con el sentido de ‘feminista radicalizada”, respondió la RAE, provocando una serie de críticas de quienes los acusaron de avalar el uso del concepto.

“No es inocente que la RAE explique lo que significa “feminazi”. Reconocer la palabra y darle entidad es una manera de legitimarla, y abre la puerta a que la sigan utilizando. Ah pero después no hay que usar lenguaje inclusivo porque LA RAE OBJETIVA no quiere”, ironizó una de las usuarias tras la respuesta de la institución española, aludiendo al rechazo de los especialistas al debate sobre un lenguaje no sexista.

En medio de las críticas, la academia se defendió expresando que “solo hemos comentado, como respuesta a una consulta, el origen de este neologismo de reciente creación, que se documenta en el uso pero no recogen nuestras publicaciones”.

Sin embargo, muchos aprovecharon la oportunidad para indicar que la RAE no es una referencia de cómo hablar bien, mientras otros recalcaron que perdieron su credibilidad por diversas definiciones machistas que siempre han sido cuestionadas. En Facebook, la página La Correctora le recordó a la academia que dicho concepto proviene de los movimientos conservadores en Estados Unidos en contra de las feministas.

“Obviamente, las feminazis no existen. El término lo acuñó Thomas Hazlett a finales de los ochentas, pero fue difundido en los noventas por su amigo Rush Limbaugh, un famoso locutor gringo conservador conocido por gritar ideas racistas, sexistas, islamofóbicas, anti-ciencia y anti-verdad a un micrófono”, explicaron, añadiendo que “desde entonces el término se ha seguido usando en contra de las mujeres que hablan a favor de sus derechos reproductivos, de la equidad de género, de la paridad salarial, en contra de la violencia, etc”.

Mira los comentarios que provocó la definición de la RAE en Twitter: