Son más de 130 las personas que han sufrido síntomas de intoxicación –y de ellos, más de 90 son niños– como resultado de un nuevo episodio de contaminación que afecta desde este jueves a las comunas de Quintero y Puchuncaví, emergencia que llevó a las autoridades a declarar por primera vez Alerta Amarilla en la zona.

Náuseas, vómitos, dolores de cabeza, e irritaciones oculares y respiratorias son algunos de los síntomas que han experimentado los habitantes del lugar, y fue en ese escenario que también se decretó la suspensión de clases en ambas comunas para este viernes. Al mediodía de este viernes el gobierno culpó a la empresa pública ENAP y la ministra Carolina Schmidt aseguró contar con evidencia de su responsabilidad en las emisiones contaminantes.

Además, durante esta mañana, el seremi de Salud de la V Región, Francisco Álvarez, se refirió a la situación y explicó que existen dos agentes contaminantes:hidrocarburos y polen, que según él, correspondería al polvo amarillo que encontraron los vecinos en las calles esta mañana. En cuanto a los gases tóxicos, se trataría en específico de metilcloroformo, isobutano y nitrobenzeno.

Esta es la emergencia más grande que se conoce hasta la fecha en la bahía de Quintero y Puchuncaví. Sin embargo, la zona arrastra un triste historial de emergencias que han afectado durante años la salud de sus habitantes y, a continuación, te relatamos ocho de ellos que se han sucedido durante la última década.

10 de junio de 2008

En total fueron 25 los estudiantes del Complejo Educacional Sargento Aldea quienes debieron ser atendidos por problemas respiratorios, debido al derrame en el estero Campiche de 180 toneladas de un tipo de alcohol, conocido como 2-etilhexanol, utilizado en la producción de plástico.

23 de marzo de 2011

En esta ocasión el recinto afectado fue la Escuela La Greda, donde 31 menores de edad y 7 adultos resultaron intoxicados. La causa fueron las emanaciones de dióxido azufre (SO2) de la Fundición y Refinería de Codelco División Ventanas.

La emergencia fue tal que las estaciones de monitoreo marcaron un peak de 900 microgramos de SO2 por metro cúbico, cuando según las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo recomendable es de 500 microgramos como máximo.

31 de agosto de 2011

El episodio afectó a la Escuela Alonso Quintero, donde 24 alumnos y una docente resultaron intoxicados. Las mediciones del peak de azufre indicaron excesos de 1.500 y 1.600 microgramos.

En esa ocasión, una vez descartadas las emanaciones de gas, se apuntó como principal sospechosa a la actividad del parque industrial, donde Codelco es apareció como el principal emisor de SO2.

24 de noviembre de 2011

31 alumnos y 12 adultos de la Escuela La Greda resultaron intoxicados por dióxido de azufre (SO2) y derivados emanados de las industrias de la zona. Según relatos de los mismos habitantes, la emanación fue similar a la nube tóxica que los afectó en marzo de ese mismo año.

En esa ocasión, el seremi de Salud informó que la zona registró un índice de emisiones de dióxido de azufre SO2 de 900 microgramos por metro cúbico.

14 de septiembre de 2015

Fueron 40 los alumnos de la Nueva Escuela La Greda quienes sufrieron intoxicación y experimentaron síntomas como náuseas y cefalea, y quienes fueron tratados en forma ambulatoria y luego derivados a sus respectivos domicilios.

En esa ocasión, la causa fue la emanación de gas que fue atribuida a problemas de mantención de una planta de tratamiento de aguas servidas.

22 de marzo de 2017

19 alumnos de entre 8 y 15 años del complejo Educacional Sargento Aldea resultaron intoxicados y debieron ser atendidos por cuatro médicos adicionales en el Cesfam de Las Ventanas

La directora del Cesfam en esa ocasión señaló que no podía referirse a las causas porque había una investigación en curso, aunque admitió que “no es poco habitual que se produzcan situaciones de esas características en la zona”.

5 de abril de 2017

Dos niños del complejo Educacional Sargento Aldea quienes presentaron síntomas de intoxicación y debieron ser trasladados hasta un centro asistencial. En esa ocasión, la cifra fue baja debido a que, a la hora en que ocurrió la emanación de gas, la mayoría de los estudiantes ya se habían retirado del establecimiento.

Los vecinos relataron un fuerte olor a gas y la alcaldesa de Puchuncaví, Eliana Olmos, aseguró que el episodio se sumaba al vivido dos semanas atrás y que “las estaciones de monitoreo muestran peaks normales, pero sabemos que aquí algo está pasando, algún gas, algo no se está detectando y nosotros como autoridad exigimos claridad”.

14 de marzo de 2018

Las autoridades informaron a los apoderados de la Escuela de Chocota de la suspensión de clases y que debían retirar a los 291 alumnos debido a un “fuerte olor a gas” de origen desconocido.

La localidad de Chocota se encuentra a metros del Parque Industrial de la Bahía de Puchuncaví-Quintero, y en 1993 fue declarado como lugar saturado de contaminación.