Un plan de equilibrio fiscal que prevé una reducción gobierno, que de 22 miembros pasará a tener menos de la mitad, y medidas drásticas como un impuesto a las exportaciones. Son algunos de los anuncios que este lunes el presidente argentino, Mauricio Macri, decidió poner en marcha para hacer frente a la profunda crisis económica que atraviesa el país transandino, lo que el mandatario bautizó como “cruzar el río”.

En un mensaje grabado de 25 minutos y transmitido por televisión, Macri justificó la reducción de su gabinete por la urgencia y gravedad del momento, y “para dar la respuesta más focalizada en la agenda que viene”. Entre las otras nuevas medidas, también contempla nuevos impuestos a las exportaciones: “Vamos a pedir a quienes tienen más capacidad para contribuir, a los que exportan, que su aporte sea mayor”, señaló. Luego  agregó con tono compadecedor: “Sabemos que es un impuesto malo, malísimo, pero les tengo que pedir que entiendan que es una emergencia”.

Macri aseguró que “esta crisis no va a ser una más, sino que tiene que ser la última” y dijo que los últimos cinco meses fueron los peores de su vida, después del secuestro que sufrió hace 27 años, cuando era empresario. Además, reconoció haber exhibido demasiado optimismo y “euforia” después de ganar las elecciones. “Durante dos años la economía creció y bajó la pobreza”, aseguró, y continuó: “Después hubo problemas y eso provocó que quienes nos prestaban plata empezaran a dudar”. Responsabilizó de la situación actual al gobierno anterior, a un pasado “que no tenemos que dejar que vuelva”, a la “corrupción” y a la “aparición de los cuadernos”, y a la guerra comercial entre EEUU y China. También dijo que la debacle se produjo porque “no fuimos capaces de mostrar unidad en nuestro compromiso de avanzar en las reformas estructurales”, lo que hizo que, quienes prestaban el dinero, “comenzaran a dudar”, apuntó. Según él, Hasta que Argentina no tenga un presupuesto propio, los argentinos “vamos a estar expuestos a cualquier crisis externa”.

“Tenemos que seguir juntos hacia delante, con la determinación de que sí se puede”, concluyó Macri, que se reforzó asegurando que tiene “la fortaleza necesaria” y pidió a los auditores que estén “más convencidos que nunca frente a los predicadores del miedo”.

El mandatario no dio detalles sobre las otras medidas que explicará este mismo lunes el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, antes de viajar a Washington para la renegociación con el FMI.