Todo comenzó en 2011 cuando César Cafatti comenzó a atender a Rosario Madueño quien tenía problemas para ser madre junto a su esposo Jorge Tovar, matrimonio que hoy tiene una orden de prisión preventiva por 12 meses en Perú por supuesta trata de personas.

El médico especialista en infertilidad y reproducción asistida dice que “no me arrepiento, estoy feliz, estoy orgulloso. Logré que estos padres tuvieran sus hijos”, indicó a “24 Horas”.

Además, dijo que pese a lo que la pareja está pasando en Lima, donde fueron detenidos al intentar salir del país con las dos guaguas concebidas mediante vientre de alquiler, ambos “están profundamente felices, pero están pasando por un mal momento”.

En tanto que el abogado defensor de los chilenos, Luis Felipe Cortés, calificó la medida de la justicia peruana como una “desproporcionada” y alegó que en Perú “no le han dado importancia a la prueba de ADN”, que ratificaría que los hijos son de ellos.

“El padre biológico está encarcelado como si fuera un traficante que ha sustraído niños”, añadió el abogado, quien hace unos días había explicado que “la señora ha tenido aproximadamente doce pérdidas antes de llegar a un método de útero subrogado, no es un tema de trata ni compra de niños, ya que son hijos biológicos de su esposo”.

Madueño y Tovar podrían afrontar una pena de 25 años de cárcel por el delito de trata de personas.