Durante la jornada de este martes, la Corte de Apelaciones de Santiago accedió  a que el ex general director de Carabineros, Bruno Villalobos, sea interrogado en calidad de inculpado en el caso por la muerte del estudiante de Ingeniería de la Universidad de Chile, Patricio Manzano, quien participaba en los primeros trabajos de verano realizados por la Fech luego del Golpe Militar en 1985.

La decisión del tribunal también incluye a Ruperto Soto, ex funcionario de la institución, “en la relación al cargo que detentaban a la fecha de los hechos y el procedimiento del cual fue objeto la víctima y que culminó en su fallecimiento”.

Una lista de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI recopiló a a los funcionarios de Carabineros que participaron en la detención de los estudiantes de la federación ese 8 de febrero y el nombre de Villalobos figuraba como uno de los tenientes a cargo del operativo.

En esos años, Villalobos formaba parte de una rama de las Fuerzas Especiales que trasladaban a los detenidos en las comunas de San Felipe, Lo Calvo, Patagual y Los Andes, aunque según declaró, él sólo participó en el traslado del joven.

El ex general director de Carabineros ya había declarado previamente en calidad de testigo, en junio de 2017, ante el ministro en visita, Mario Carroza, y en esa ocasión negó haber tenido alguna participación en los hechos.

Según explicó a 24 Horas Cristián Cruz, el abogado querellante en la causa, “la importancia de que declare como inculpado es que estas personas que lo hagan pueden ser procesadas”.