Una nueva baja dentro del Frente Amplio se desarrolló este miércoles, luego de que la diputada Pamela Jiles (PH) anunciara su renuncia a la presidencia de la Comisión de Familia. 

La diputada tomó la determinación luego de que la comisión de Ética estableciera una sanción en su contra, por increpar al UDI Ignacio Urrutia en plena sesión luego de que este calificara a las víctimas de la dictadura como “terroristas con aguinaldo”. La sanción consiste en el 0,2% de su dieta, que corresponde a $18.200, y la razón de su molestia es que fue aprobada con los votos de los diputados Vlado Mirosevic (PL) y Renato Garín (RD).

“La actitud afrentosa de esos diputados y el silencio cómplice de quienes debieron pronunciarse, me obligan una vez más a actuar de la única manera que conozco. La manera que me enseñaron a actuar mis padres y abuelos, con la moral y la razón”, aseguró la parlamentaria.

La decisión fue resentida por la directiva del Partido Humanista, quienes sentenciaron que “los diputados del FA prefieren validar una comisión añeja por sobre el cuidado de los DD.HH.”,

La decisión se conoció luego de que el diputado Vlado Mirosevic (PL) anunciara su renuncia a la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara, debido a las diferencias en cuanto a materia de derechos humanos dentro del Frente Amplio.