Hoy, 6 de septiembre, el mundo celebra el Día Internacional de la Atención Primaria, conmemorando 40 años desde aquella reunión de países agrupados por la OMS,  que definió al nivel primario como la estrategia prioritaria para llevar una salud oportuna y de calidad a los países y las poblaciones más vulnerables del planeta.

En estas cuatro décadas la atención primaria sigue sosteniendo la demanda de salud de la mayoría de los chilenos. Es así, como más del 80 por ciento de la población chilena se atiende en la red de consultorios del país y más del 70 por ciento de las atenciones de urgencias son realizadas por la red de APS.  Sin embargo, este enorme esfuerzo es realizado por decenas de miles de trabajadores en un contexto de crisis de la salud pública nacional.

Listas de espera cada vez más extensas, el encarecimiento de los medicamentos, la gran necesidad de infraestructura de calidad y, sobre todo, de equipos multidisciplinarios que puedan responder a esta necesidad de salud en forma oportuna, configuran un escenario de crisis y de inequidad crecientes.

Tal como lo definió la Organización Mundial de la Salud hace 40 años, hoy más que nunca se hace urgente potenciar y profundizar esta estrategia que lleva salud a las personas más cerca de sus comunidades, haciendo énfasis en la promoción y la prevención, ámbitos absolutamente ausentes de los anuncios del gobierno en estas materias. En vez de escuchar medidas a este respecto, se asoman reformas a los métodos de financiamiento de la atención primaria, que amenazan con un nuevo desangramiento de los recursos de la salud pública.

Ya se han conocido algunas directrices entre las que se destaca la propuesta del FONASA PLUS, iniciativa que pretende modificar los criterios de asignación de recursos a los municipios en una lógica de pago contra prestaciones, lógica ya fracasada (FAPEM) y que, en el fondo a lo que apunta, es a la contención de costos en un sector ya por años.

Recientes anuncios de miles de millones de dólares para nueva infraestructura bajo la lógica de concesiones a privados refrendan nuestra inquietud.

Es por esto que la Confederación Nacional de Funcionarios de Salud Municipalizada (Confusam) uno de los gremios más grandes del país, se declara en alerta ante la ausencia de propuestas integrales de parte del gobierno, que fortalezcan los recursos con que debe contar la red de establecimientos que sostiene la atención de salud de la mayoría de los chilenos.

Una demostración clara de esto es la total ausencia de toda conmemoración de este hito mundial por parte del Ministerio de Salud y del gobierno, dejando claramente de manifiesto que la Atención Primaria es sólo una prioridad discursiva, siendo para la gente, más necesaria que nunca.