La sanción que la Comisión de Ética ha dado a la diputada (PH) Pamela Jiles ha sido foco de polémica en los últimos días. Los miembros de la Comisión de Ética acordaron por unanimidad penalizar a Jiles con el descuento del 0,2% de su dieta. A favor de este dictamen también votaron los diputados frenteamplistas Renato Garín (RD) y Vlado Mirosevic (PL), razón por la cual este miércoles la parlamentaria decidió renunciar a presidir la Comisión de Familia.

Cinco diputados y los dos protagonistas del incidente -Pamela Jiles e Ignacio Urrutia (UDI)- comparecieron ante la Comisión de Ética para tratar de esclarecer los hechos. Los diputados José Miguel Castro y Diego Paulsen, ambos de RN, comparecieron como testigos por la parte de Urrutia.

Según recoge la resolución de la Comisión de Ética, fechada a 22 de agosto, Castro, quien es compañero de pupitre de Urrutia, dijo que “vio como la diputada Jiles se acercó apasionadamente, gritando, y pasó detrás suyo hasta llegar donde el diputado Urrutia y empujarlo. En ese momento, llegan otros diputados y se interponen… En cuanto a los dichos de Jiles, precisó que escuchó como ésta la decía al diputado Urrutia: ‘párate conch… de tu… que te voy a pegar”, consigna el acta. Además, dice que “la diputada le dijo también al diputado Urrutia ‘te espero afuera'”.

Por su parte, el diputado Diego Paulsen explicó que la habría escuchado gritar “cállate, viejo de mie…”.

Por parte de Jiles, los testigos citados fueron Natalia Castillo y Pablo Vidal, ambos de RD, y Gonzalo Winter (MA).

Castillo (RD), según el texto, afirmó que Jiles le habría dicho a Urrutia “te espero afuera, cobarde”. Según se recoge en el documento, “la intención de la diputada era que el diputado Urrutia le dijera a la cara lo que antes había dicho en su intervención. Enfatizó que la diputada Jiles se vio muy afectada por esta situación, que lloraba y tiritaba, por lo que ella llamó a su pareja para que fuera a contenerla”.

Vidal dijo que “no recuerda haber escuchado amenazas ni agresiones. Agregó que por lo que él vio en los videos, la diputada Jiles le dio vuelta al a silla al diputado Urrutia y le tocó el hombro para que lo escuchara, pero no hubo golpes”.

Finalmente, Winter aseguró que “sólo escuchó como la diputada le decía ‘dimelo a la cara’, pero en ningún caso vio agresiones físicas, solo lo tocó para que el diputado Urrutia la mirara, pero no cree que la intención de la diputada haya sido agredir”.

Por su parte, Pamela Jiles presentó sus argumentos el 12 de junio por escrito. Según consta en el acta de la Comisión, Jiles “cruzó el hemiciclo para exigirle personalmente al diputado Ignacio Urrutia y exigirle una retractación por sus dichos, en tanto denostaron y denigraron a miles de chilenos que fueron víctimas de violaciones a sus derechos humanos”. Y continúa: “A juicio de la diputada, los dichos del diputado Ignacio Urrutia constituyeron un discurso de odio que como mínimo ameritaba una disculpa y agregó que en ningún momento profirió ofensas ni groserías, ni pretendió amenazar ni golpear al diputado“.

Puedes leer la resolución de la Comisión de Ética aquí:

Resolución Comisión de Ética Cámara de Diputados