El presidente Sebastián Piñera realizó un análisis del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y afirmó que éste se debió a la refundación del país que quisieron hacer algunos grupos “a partir de cero, excluyendo a todos los que pensaban distinto”.

El mandatario sostuvo a La Tercera que todo comenzó con “la revolución en libertad del Presidente Frei, la reforma agraria, siguió con la revolución marxista del Presidente Allende y continúo naturalmente con el periodo militar”.

Su explicación de las causas del golpe de Estado, excluyó cualquier responsabilidad de la derecha chilena en la intervención cívico-militar que derrocó al gobierno de Salvador Allende. Todo esto tomando en cuenta en que la CIA tuvo un rol preponderante en la instalación de la junta militar que sostuvo una dictadura de 17 años en nuestro país.

El presidente sólo se limitó a decir que su sector aprendió la lección “de lo importante que es el compromiso total y absoluto con el respeto a los derechos humanos”.

Sin embargo, Piñera aclaró que no avala las violaciones a los Derechos Humanos que ocurrieron durante la dictadura.

“Yo no justifico ningún atropello a los derechos humanos, bajo ninguna circunstancia, pero todos tenemos derecho a recordar nuestra historia, no para escarbar y seguir profundizando una herida hasta transformarla en una gangrena, sino que para aprender de los errores del pasado”, argumentó.

En la misma línea, el mandatario se mostró convencido de que si la historia se repitiera, la gran mayoría de los chilenos “actuaríamos con mucha mayor sabiduría, grandeza, generosidad y prudencia”.