El caso LAN sorprendió  al entorno del presidente Sebastián Piñera, que creían que el caso de uso de información privilegiada estaba enterrado hace tiempo. Fue en 2007 cuando la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) identificó que el entonces candidato presidencial había comprado acciones de LAN estando en conocimiento de los estados financieros de la compañía, algo que el mercado castiga porque incumple con la libertad de mercado que debería primar.

Entonces, Piñera aceptó, sin alegar, el pago de más de $360 millones de pesos de multa. El caso quedó enterrado, pero el libro “Piñera y los leones de Sanhattan” lanzado la semana pasada volvió a poner el tema en el tapete, al revelarse la existencia de un audio que probaría el uso de información privilegiada por parte del presidente y el que incluso puede generarle problemas judiciales en Estados Unidos, dado que la operación bursátil se dio con una corredora de dicho país, donde el delito aún no está prescrito.

En entrevista con T13, Guillermo Larraín, ex superintendente de Valores y Seguros en la época en que ocurrió el caso LAN, aseguró tajante que “en Estados Unidos tú te vas preso” por este tipo de delitos.

“Las penas dependen del caso. Uno muy famoso es el de Martha Stewart, un conocido rostro de televisión, que estuvo 5 meses en la cárcel, tampoco es que se vayan por 70 años. Si esa sanción fuera creíble en Chile cambia bastante la situación de funcionamiento del mercado”, agregó.

En su defensa del caso LAN, Piñera trató de comprobar que lo que él hizo era una práctica transversal en el mercado chileno, por lo que adjuntó un documento con otras operaciones similares, lo que provocó que la SVS levantara cargos contra otros siete empresarios.

Te puede interesar: Caso LAN: Piñera delató a otros 7 empresarios para probar que el uso de información privilegiada era una práctica común

Larraín, además, defendió el actuar de la SVS en el caso y aseguró que declinaron incorporar los audios de las grabaciones porque, según él, “no agregaba nada a lo que ya sabíamos: Que Sebastián Piñera hizo las compras y cómo las hizo y en ese contexto se decidió que esas pruebas no agregaban nada al procedimiento”.

Vale aclarar que la sanción a Piñera fue por infringir el “deber de abstención” estando en conocimiento de información privilegiada, pero no por el uso en sí de dicha información, la que en su momento no fue probada.