El ex Congreso Nacional fue el escenario este martes de un acto conmemorativo por los 45 años del golpe de Estado de 1973, organizado por la Fundación Salvador Allende y el presidente del Senado, el socialista Carlos Montes, que reunió a las directivas de todos los partidos de la ex Nueva Mayoría y representantes del Frente Amplio. Los asistentes, que agrupaban todo el espectro político de la oposición, decidieron unirse en este acto y desvincularse de la ceremonia oficial encabezada por el gobierno de Sebastián Piñera. Eso, después de varias semanas de polémicas en torno al debate de memoria histórica, que ha tenido a la acusación constitucional contra los jueces de la Corte Suprema y al Museo de la Memoria (con la salida del ex ministro Rojas) como protagonistas.

Al evento asistieron la senadora socialista Isabel Allende; la vicepresidenta de Democracia Cristiana, Carmen Frei; la diputada comunista Carmen Hertz; el diputado de Revolución Democrática Miguel Crispi y varios presidentes de partido –Guillermo Teillier (PC), Heraldo Muñoz (PPD), Álvaro Elizalde (PS), Carlos Maldonado (PR)-, entre otros.

La actividad estuvo marcada por los distintos parlamentos. La diputada Carmen Hertz se refirió a la acusación constitucional que será revisada el próximo viernes y sostuvo que “por décadas los familiares y movimientos de derechos humanos, exigimos justicia a quienes debían impartirla. Los tribunales y en especial la Corte Suprema, callaron sistemáticamente los crímenes denunciados y solo reconocieron 40 años después”.

Por su parte, el diputado Miguel Crispi sostuvo que dicha acusación contra los tres ministros de la Suprema, “creo que es la señal más fuerte que hoy día podemos dar en relación a los derechos humanos, de cómo torcemos en función si queremos más impunidad o más justicia”.

Carmen Frei también se dirigió a los asistentes: “Las consecuencias del 11 de septiembre el país las vive todavía hoy. Todavía no sabemos dónde están cientos de detenidos desaparecidos y aún no se aclaran todos los crímenes cometidos”. “Los pactos de silencio, desgraciadamente, siguen en pie, y en miles de hogares todavía se espera verdad y justicia”, agregó la hija del ex presidente Eduardo Frei Montalva.

La presidenta de la Cámara, Maya Fernández, apeló a la “unidad” para “enfrentar el revisionismo del golpe de Estado”.

Tras el acto, la senadora Isabel Allende (PS), indicó que “a pesar de ser un día de recuerdos, sentimientos y emoción, me siento por otro lado orgullosa”. Allende destacó la “tremenda” convocatoria al acto, que calificó de “republicano, unitario, amplio y donde hemos juntamente reencontrado en los valores de la verdad, justicia y fortalecimiento de la democracia”.