Las autoridades de Arabia Saudita detuvieron a un trabajador egipcio que apareció en un video publicado en internet desayunando y bromeando con una colega de trabajo. Según el Ministerio de Trabajo de dicho país, también citaron al dueño del hotel donde ocurrió el encuentro para interrogarlo.

El registro de 30 segundos de duración muestra a los dos colegas sentados juntos en un escritorio, comiendo y saludando a la cámara. La mujer viste un niqab tradicional que cubre todo su cuerpo, menos sus manos y sus ojos y le da al hombre un pedazo de comida.

Las imágenes resultaron polémicas para las autoridades del principal exportador de petróleo del mundo, que se encuentra impulsando una serie de reformas económicas y sociales en donde se incluyó el fin de la prohibición de conducir para las mujeres y la apertura hacia éstas de nuevos sectores laborales. Sin embargo, el pasado domingo quedó de manifiesto que algunas tradiciones conservadoras no cambiarán tan rápido.

A través de Twitter, el titular de Trabajo confirmó que el hombre había sido arrestado por “varias violaciones”, incluyendo el “trabajar en una profesión restringida a los saudíes”, aunque no proporcionaron más detalles. Del mismo modo, señalaron que el dueño del hotel donde ambos tomaron desayuno fue citado por “no cumplir con los controles espaciales para el empleo de mujeres”. En el país existen regulaciones gubernamentales que estipulan que los lugares de trabajo deben garantizar un entorno privado, donde las empleadas estén separadas de los hombres. De hecho, en restaurantes y centros de trabajo, hombres y mujeres deben sentarse apartados el uno del otro a menos que sean familia.

Tras la detención, el Fiscal de Arabia Saudita emitió una declaración llamando a los residentes extranjeros a adherirse a las leyes del reino y a respetar sus valores y tradiciones. El sujeto arriesga ser deportado y perder de forma definitiva su trabajo.