En 2017 el Juzgado Civil de Santiago condenó a la doctora Patricia Méndez Del Campo por practicar un procedimiento médico negligente por una operación que realizó cuando trabajaba en el Hospital El Carmen de Maipú, en 2015. Así lo relata la sentencia del caso.

La afectada, Marta Niemann Aguirre explicó a The Clinic que acudió al hospital para someterse a una cirugía en su cadera derecha, donde presentaba un tumor benigno. La paciente, ya en el pabellón, aprovechó la ocasión para comentarle a la doctora que había observado una dureza en el brazo izquierdo. Méndez, sin examen previo, decidió en ese mismo momento operarla del brazo porque consideró que podía ser más peligroso eso que el lipoma de la cadera.

Niemann insistió en esperar a tener exámenes de la zona, pero la doctora se negó. “Yo soy la doctora y sé lo que hago”, le dijo. Según los antecedentes judiciales, la cirugía se realizó con anestesia local y como “la masa tumoral” estaba muy adherida, la doctora decidió cortar solo un trozo para enviarlo a biopsia. Pero al cortarse le pasó la mano y se llevó por delante el nervio radial, que permite el movimiento de la mano.

Méndez finalizó su intervención sin extraer completamente el tumor. Seis horas después, Marta Niemann aún no recuperaba la movilidad de su brazo. El resultado de la biopsiaindicó que tenía un “neurofibrioma benigno” y que debía someterse a una nueva cirugía realizada por un médico especialista neurocirujano. Patricia Méndez Del Campo nunca más recibió a Niemann, pese a su solicitudes, ni se interesó por ella, ni le pidió disculpas. “El brazo me quedó inutilizado, la cadera nunca me la operaron y las consecuencias laborales y sicológicas aún las estoy sufriendo”, lamentó la paciente. La mujer explicó que ese daño la impidió de levantar un emprendimiento en banquetería: “No tengo movimiento, ni fuerza ni sensibilidad en mi brazo izquierdo. De hecho, ni siquiera puedo andar en bicicleta”, dice.

Los tribunales consideraron que la paciente sufrió un “daño moral” y evaluaron el perjuicio, del que hace responsable al Servicio de Salud Metropolitano Central, en 10 millones de pesos. El fallo, que fue apelado, se encuentra pendiente para decisión final en la Corte de Apelaciones de Santiago.

Pese a la incertidumbre del final de ese caso y las consecuencias para Niemann, la doctora hoy asume como directora del Servicio de Salud Metropolitano Central, luego de que el concurso para el puesto se resolviera a su favor.

“No garantiza en lo más básico las necesidades de los usuarios”

La abogada de Niemann, Lya Rojas, asegura que la doctora “no tenía un diagnóstico cierto” para realizar la operación en el brazo y que “hoy día lo mínimo que podría haber hecho era un examen, porque ahí estuvo el error”. Y añade: “Mi representada no estaba citada para esa operación y ésta se hizo sin tener ninguna precaución. Me parece que hubo una soberbia de parte de la doctora, una falta de cuidado y una falta de servicio, porque a mi representada se le hace una operación que no estaba siquiera diagnosticada”.

A su juicio, que Méndez asuma el cargo de directora del Servicio de Salud Metropolitano Central “es preocupante” porque la doctora “no garantiza en lo más básico las necesidades de los usuarios del sistema público de salud; no garantiza en su ejercicio profesional el respeto hacia los usuarios y atenderlos como sujetos de derechos”.