“Con nuestra acción en el Museo del Prado queremos materializar la destrucción de todas las ideas y constructos sociales que pensamos que son ridículos”, dijo Jet Brühl, quien acompañado por Adrián Pino se desnudaron en el museo de Madrid, España, para hacer reflexionar sobre las preconcepciones que se tienen del género.

Según recogen medios internacionales, ambos tomaron como inspiración los cuadros del alemán Alberto Durero sobre Adán y Eva, ya que ven en ellos “la institución de la idea de género” que critican.

“La pintura representa la idea del género que nos ha sido implantada y educada desde la infancia”, comentan para explicar que según ellos los retratos que se han hecho en el arte han divido al hombre y a la mujer como las únicas expresiones del género.

Es justamente lo anterior, lo que califican como “todo un absurdo aceptado socialmente”, ya que Pino subraya qye “ni siquiera soy una mujer, es decir, soy una mujer biológicamente, pero no lo soy en la realidad”.

Especificamente, la performance la hicieron frente a las pinturas al óleo de Adán y Eva, realizadas en 1507, tras un viaje a Venecia donde conoció a su maestro Giovanni Bellini, quien lo motivó junto a otros artistas italianos a darle vida a la segunda parte de su obra.

View this post on Instagram

 

e-ve

A post shared by Adrián Pino Olivera (@elnoviodevenus) on