Una batalla legal entre productoras de jurel comenzó hace pocos días, luego de que Orizon -una de las filiales pesqueras del grupo Angelini-  presentó una demanda por competencia desleal en contra de C.V Trading, compañía perteneciente a la familia Bruzzone.

Ambas comercializan los mismos productos de origen pesqueros, entre ellos las latas de conservas de jurel –Orizon lo hace a través de la marca “San José”, de la cual es propietaria, mientras que CV Trading lo hace bajo la marca “Coliseo”–, y de acuerdo al texto, la demandada “se encuentra comercializando en el mercado nacional bajo la marca Coliseo, la especie de pescado llamada caballa, pero, sin embargo, en los envases o latas de conserva del referido producto señala que se trataría de jurel, siendo ello falso pues caballa y jurel son especies pesqueras distintas”.

La demanda fue acogida el viernes pasado y, según publica La Tercera, como prueba de lo anterior, Orizon presentó los resultados de un informe técnico encargado al Laboratorio 5 M, y se señala que el equipo que lo elaboró cuenta con de más de 15 años de experiencia en la evaluación de productos pesqueros de exportación, habiéndose desempeñado en la industria pesquera y también en laboratorios bromatológicos, autorizados y que prestan servicios en el marco del programa de Sanidad Pesquera del Servicio Nacional de Pesca de Chile.

La conclusión fue tajante: “El producto contenido en los envases o latas que se ofrecen al público como Jurel corresponden en realidad a Caballa y no a Jurel, como se señala en la etiqueta de esos envases o latas”.

“La evaluación Físico-organoléptica del producto denominado como jurel al natural, etiquetado con la marca Coliseo, nos da la certeza de que el contenido encontrado en las latas, no corresponde a la especie conocida en nuestro país como jurel, denominada científicamente como trachurus murphyi”, señaló el informe.

En la demanda, Orizon señala que CV Trading “está vendiendo Caballa como Jurel, induciendo a error a los consumidores y afectando a los demás competidores del rubro”. “Lo anterior se asemeja a la conocida expresión de uso común dar gato por liebre, que se utiliza para aquellos casos en que se vende un producto o se presta un servicio diferente al convenido, aprovechándose en este caso, de la fama y valoración de otro producto o servicio”, agregó.

La demandante solicita al tribunal que ordene a CV Trading poner fin a la comercialización del supuesto jurel de “Coliseo” y “la remoción de sus efectos, mediante la publicación de la sentencia condenatoria o de una rectificación a costa del autor u otro medio idóneo” y “la indemnización de perjuicios”.

Por su parte, CV Trading se mostró sorprendida por la acción judicial, asegurando que sus productos comercializados cuentan con todo tipo de certificación de origen. Aclaró que el jurel que están vendiendo proviene de China y mantienen la documentación vigente que da cuenta de la autenticidad de la especie que venden por medio de conservas.