El día antes de Navidad, el 24 de diciembre de 2017, fue la fecha elegida para llevar a cabo el plan. La operación consistía en sacar a Julian Assange, fundador de Wikileaks refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012, con la colaboración de la diplomacia rusa.

Así lo reveló este viernes el medio británico “The Guardian”, en el marco de un plan vinculado a un intento fracasado por parte de Ecuador de entregar a Assange un estatus diplomático formal.

Diplomáticos rusos mantuvieron conversaciones secretas en Londres durante el 2017 con personas cercanas a para evaluar la posibilidad de ayudarlo a huir de Reino Unido.

Una eventual participación de oficiales rusos en la posible huida de Assange plantearía nuevos interrogantes sobre los vínculos del informático y activista australiano con el Kremlin. El editor de Wikileaks es una figura clave en la investigación criminal actual que se lleva a cabo en Estados Unidos sobre los intentos de Rusia de influir en el resultado de las elecciones presidenciales de 2016.

De hecho, Robert Mueller, encargado de la investigación, presentó distintas acusaciones criminales en julio pasado con trece oficiales de la inteligencia militar rusa. Estos oficiales, presuntamente, habrían pirateado los servidores del Partido Demócrata durante la campaña presidencial. Wikileaks publicó más de 50 mil documentos robados por espías rusos. Assange negó recibir los correos robados de Rusia.

Según el medio británico, una persona clave en la preparación de la operación para salir de la embajada fue Fidel Narváez, cercano a Assange y colaborador en la huida de Edward Snowden desde Hong-Kong a Rusia, después de que el analista informático hiciera público material secreto de la Agencia de Seguridad de los Estados Unidos.

La posible implicación de Moscú en el plan de salida de Assange podría agudizar las complejas relaciones entre Londres y Rusia, tras la crisis provocada por el intento de asesinar con Novitxoc al ex espía ruso Serguei Skripal, el 4 de marzo en Salisbury.

La información publicada este viernes coincide con la filtración de varios archivos de Wikileaks que revelan que en 2010 Assange ya intentó huir de Reino Unido hacia Rusia. Según esta documentación, Assange solicitó al consulado ruso de Londres una visa para entrar al país, justo cuando empezó su periplo judicial ante los tribunales británicos acusado de una presunta violación y abusos contra dos mujeres que habría cometido en Estocolmo ese año.