Según datos entregados por la Policía de Investigaciones (PDI), las denuncias de víctimas de casos de extorsión sexual a través de Internet se han triplicado en comparación a 2017. Sobre este tipo de delitos, que consiste en el chantaje mediante advertencia de difundir imágenes o videos, solo se habían registrado 29 casos durante el año pasado y a la fecha ya son más de 76 las denuncias durante 2018. 

La institución recalcó que la cifra podría explicarse porque las personas están denunciando más este tipo de hechos que antes. A la vez, el jefe de la Brigada del Cibercrimen Metropolitana, Rodrigo Figueroa, sostuvo que “los casos pueden ser muchos más. Muchos no se atreven a hacerlo por vergüenza o por los problemas familiares que les podría traer”, señaló Rodrigo Figueroa.

La PDI explicó que estos delitos suelen ocurrir en sitios web que ofrecen plataformas para contactar o conocer gente nueva, como los sitios de citas. En esos espacio, mediante distintas formas, los individuos conocen a sus víctimas e intentan obtener información sobre ellas, como fotografías y videos. Luego, utilizan dichos recursos como extorsión para obtener dinero, amenazando con publicar en redes sociales el material.

Desde el Ejecutivo están buscando modificar la ley que define los delitos informáticos, ya que data de 1993 y está obsoleta. Por su parte, la PDI recomendó a la ciudadanía estar informada sobre estos delitos, ya que la mayoría de las víctimas optan por no revelar lo que les ocurre. 

“La mayoría de los IP (protocolo de internet) nos está arrojando que corresponden a Costa de Marfil”, sostuvo jefe de la Brigada del Cibercrimen Metropolitana, Rodrigo Figueroa, quien añadió que “los casos pueden ser muchos más. Muchos no se atreven a hacerlo por vergüenza o por los problemas familiares que les podría traer”.

Según explicó Figueroa, las bandas optan por cobrar en la divisa electrónica bitcoin: “Casi en un 90% de los casos se solicita hacerlo de esta manera, porque es bastante difícil rastrear los pagos en monedas virtuales”, señaló. Cuando las víctimas se han negado a cancelar el monto exigido, los delincuentes despliegan medidas en venganza: Más allá de divulgar estas imágenes en sus redes de contacto, a veces llegan al punto de publicarlas en distintas redes sociales”, añadió el PDI.