Durante los últimos años, mujeres de todo el mundo han visibilizado la “mala costumbre” de buena parte de los hombres al viajar en el transporte público con las piernas muy abiertas, molestando al resto de los pasajeros.

La práctica, denominada “manspreading” es un fenómeno que ha sido cuestionado por las feministas. En este escenario, Anna Dovgaliuk, activista de San Petersburgo, Rusia, realizó un video para manifestarse contra estas actitudes en el transporte.

“Es extremadamente importante llamar la atención para generar una discusión y, en consecuencia, crear normas legislativas que penalicen el ‘manspreading‘ porque se trata de una falta de respeto público“, argumentó.

Para protestar, las activistas resolvieron arrojar una solución de agua y cloro sobre la ingle de los hombres que viajaban con las piernas demasiado abiertas, al interior del metro de San Peterburgo. Según el texto que acompaña el video, al menos 70 hombres fueron “marcados” por esta práctica.

El hecho ha provocado reacciones divididas en redes sociales: algunos hombres acusan una maniobra violenta en contra de ellos, mientras que otros creen que se trata de una acción justa. Del mismo modo, algunas mujeres se descartaron de apoyar la intervención y reclamaron que se trata de una protesta que no es pacífica. Otros creen que solo se trató de un montaje, una especie de performance para concientizar acerca de esta problemática en el transporte público.

Mira el video a continuación: