Javier Molina, quien denunció al sacerdorte Jorge Laplagne, afirmó que Raúl Hasbún le dijo en el año 2010 que los delitos del religioso estaban prescritos.

La denuncia de Molina complica a Ricardo Ezzati y Raúl Hasbún, quienes están acusados de encubrimiento por los casos de abuso dentro de la iglesia.

El ex acólito afirmó que fue abusado durante 3 años tres veces por semana por Laplagne, lo cual lo dejó marcado de por vida.”Mi preocupación a los 15 años era si es que este tipo iba a abusar de mi el fin de semana”, contó en el programa de TVN, “El Informante”.

Molina relató cómo fue la entrevista que tuvo con Raúl Hasbún cuando fue a denunciar a Laplagne. “Cuando le conté sobre los abusos Hasbún me preguntó si sentía placer mientras era abusado“, afirmó y agregó que el cura no le tomó declaración a Laplagne.

El nutricionista añadió que “Hasbún me dijo que los delitos estaban prescritos cuando no estaban prescritos. Me hizo firmar un documento donde renunciaba a hacer público el caso y llevarlo a la justicia”.

Para cerrar Molina señaló que desde el 2010 está esperando que el arzobispo Ricardo Ezzati lo llame para pedirle perdón por no haber hecho nada por su situación.