Uno de los registros más viralizados en las redes sociales sobre el presidente Sebastián Piñera es un video de hace 20 años, cuestionando duramente al juez Baltazar Garzón por haber tomado detenido al dictador Augusto Pinochet en la ciudad de Londres. “Queremos decirle al juez Garzón que lo entienda muy bien. Chile ha sido, es y será siempre un país soberano (…) ninguno de nosotros está dispuesto a volver a ser colonia de ningún país del mundo”, dijo el entonces senador.

El ex juez español dio una entrevista en CHV a 20 años de la histórica detención de Pinochet, acusado en ese entonces de genocidio, terrorismo internacional y torturas.

“Yo estoy de acuerdo con él. Sigue siendo un país libre y soberano, salvo cuando estuvo bajo la dominación española. Pero es que esto no se trata de eso”, dijo Garzón cuando le mostraron el registro de Piñera, agregando que “no es cuestión de colonización, es cuestión de Justicia. No he oído ninguna palabra de ese mitin del señor Piñera donde se refiriera a las víctimas. ¿Qué esfuerzos ha hecho él para que la Justicia se implemente, llegue hasta al fondo, la verdad responda?”.

Garzón, además, calificó la salida de Pinochet -producto de que el primer ministro inglés no lo quiso extraditar por razones de salud- como “un acuerdo político”, ya que recuerda haber revisado los antecedentes médicos del entonces senador vitalicios y los especialistas lo veían capaz de enfrentar un juicio.

El ex juez y hoy presidente de la Fundación Figbar participó en una seminario llamado “El caso Pinochet y la Jurisdicción Universal, 20 años después”, realizado en Madrid, donde recordó, según consigna Interferencia, las trabas del proceso judicial: “Las comunicaciones tardaban en llegar, las comunicaciones con la justicia militar se dificultaban, sobre todo en la fase última y todo eso incidía en una dificultad en la tramitación. El ministerio fiscal se oponía a también a todas las decisiones judiciales y, por tanto, era un entorpecimiento continuo”.

“Es evidente que es mucho mejor que se juzguen los crímenes donde están las pruebas, donde están las víctimas, donde están los cuerpos desaparecidos, por supuesto que sí. El problema es cuando hay voluntad política contraria para que esto no sea así”, dijo sobre las presiones de la clase política chilena, recordando además que recién después del episodio Londres, la justicia chilena procesó al dictador por sus crímenes.