Durante la mañana de este jueves se conoció el pronunciamiento de la Dirección del Trabajo con respecto a la demanda que la periodista Cynthia Lara interpuso contra el rostro televisivo y radial Scarleth Cárdenas, y que confirmó una serie de malos tratos denunciados. 

El caso se conoció en julio pasado cuando Lara, de 30 años, acudió hasta el organismo para denunciar acoso laboral y hostigamiento que sufrió desde que comenzó a trabajar con Cárdenas en Portavoz Noticias, el canal informativo de Arcatel (asociación regional de Canales de Televisión), situación que se agudizó cuando la denunciante asumió como editora de uno de los noticieros, en marzo de este año, hasta que finalmente la ACHS le declaró una neurosis laboral por una jefatura con estilo autocrático.

Sí existen indicios suficientes de vulneración de derechos fundamentales, toda vez que de la investigación se pudo constatar a través de la misma afectaciones a la integridad psíquica de señora Cynthia Lara Guiñez –denunciante– a la integridad moral de la misma, y a la honra de la trabajadora, ante la existencia de actos contrarios a la dignidad ejercidos por la señora Scarleth Cárdenas Villalobos, Directora de Servicios Informativos de Arcatel; observándose indiciariamente que la trabajadora no fue resguardada por su empleador en tales derechos de manera eficaz y oportuna”, dice parte del documento.

En conversación con El Desconcierto, Cynthia Lara cuenta que se siente conforme con el pronunciamiento del organismo y que “es una satisfacción porque confirma lo que yo venía denunciando hace tiempo y porque por fin hay un respaldo a lo que tú viviste”.

Sobre el detalle de la situación vivida, la periodista señala que ella llegó en 2016 a trabajar a Portavoz y desde el comienzo observó una gran rotación de personal precisamente debido al estilo de Cárdenas de ejercer su liderazgo. “Yo normalicé muchas situaciones, desde gritos, ella echaba garabatos, te humillaba, se burlaba –casi bullying– por todo lo que tú hacías, si tenías un error te repetía todo el día casi que eras la peor del mundo. Todos trabajábamos siempre con miedo, yo llegué incluso a cuestionarme si estaba bien dedicarme a lo que hago”, detalla.

“También hacía comentarios clasistas, porque yo vivía en Puente Alto, entonces me decía ‘tu comuna picante’, ‘tu comuna periférica’, cosas así. Que escribía como vieja culiá, que escribía como paco, que los pacos no saben hablar (mi papá es carabinero y ella sabía). También hubo cosas más puntuales, de hecho la última pelea fue porque le dije que no estaba de acuerdo con presionar más a los periodistas –ella quería más y le expliqué que ya ni almorzábamos– y quedó la escoba, me empezó a gritar que me callara, que la jefa era ella y las decisiones las tomaba ella”, agrega.

La defensa del canal a Cárdenas

El texto redactado por la Dirección del Trabajo señala que los antecedentes serán derivados al Centro de Conciliación y Mediación Oriente, para abordar los hechos constatados a través de una mediación legal. Sin embargo, la periodista –que actualmente se encuentra con fuero maternal– presentará una demanda en contra del canal debido a los hostigamientos que señala haber sufrido luego de denunciar.

“Me alejaron de mis funciones, me sacaron de la oficina del canal y me llevaron a trabajar a otra en la central de Arcatel. Como editora yo ya no iba a reportear, y después de esto me mandaban a reportear y sobre todo me pedían hacerlo fuera de horarios, una vez me tuve que levantar a las 5 de la mañana para llegar a una pauta, cosas que ya no me correspondía hacer. Y de a poco me fueron dejando sin funciones, ella le cambió la contraseña a mi computador, entonces al final me pegaba el pique de mi casa a sentarme al escritorio”, relata.

Del mismo modo, la periodista señala que “ha habido una defensa férrea” de Portavoz a Cárdenas y que espera que existan sanciones con los antecedentes que ya se han conocido.

“Es súper injusto porque aquí la que pagó el pato por denunciar soy yo. Y yo espero retomar mis funciones, para mí retomarlas es clave porque es lo que me gusta y por lo que dejé mi otro trabajo”, finaliza.