El encuentro de la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, con el candidato ultraderechista a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, ha provocado críticas incluso al interior de Chile Vamos. La actividad de la senadora se considera polémica, dada las declaraciones que el presidenciable ha realizado en contra de las mujeres y la diversidad sexual, entre otros.

Desde Evópoli, el diputado Luciano Cruz-Coke aseguró que las ideas y postura pública de Bolsonaro “no es un tipo de derecha a la que quisiese aproximarse Chile Vamos”. A la vez, el parlamentario aseguró que la intención de Van Rysselberghe es dar una señal en medio del período eleccionario en el que se encuentra la UDI.

“Probablemente la senadora está en un esfuerzo electoral interno en donde siente que la cercanía con Bolsonaro es funcional a sus propósitos”, sostuvo, agregando que los dichos homofóbicos, racistas y machistas del candidato del PSL no se relacionan con los valores de Chile vamos y que son “signo de una derecha un poco anticuada”.

Cruz-Coke añadió que “me hubiese gustado que en esa reunión hubiese hecho alguna condena respecto a lo que él ha señalado respecto de los homosexuales y de las personas de raza negra”.

El actor no es el primero en cuestionar la visita de la líder gremialista en Brasil: el diputado UDI Guillermo Ramírez aseguró que el viaje de la parlamentaria fue un error: “Hasta donde yo tengo entendido, ella no le consultó a nadie acerca de la conveniencia o no de viajar y visitar al señor Bolsonaro, por lo tanto, mi primera impresión es que esta es una visita personal más que institucional”, argumentó.

A la vez, Ramírez aseguró que “esto es un error, porque la UDI no es un partido extremo, y nuestras ideas no son necesariamente las ideas de Bolsonaro”. Una de las razones otorgadas por el diputado para el rechazo es que el gremialismo es “un partido popular y de inspiración cristiana, y esos valores se contradicen con la xenofobia”.

Sin embargo, el parlamentario reconoció que votaría por Bolsonaro porque “es el mal menor”, mientras que Cruz-Coke aseguró que en las elecciones del próximo 28 de octubre optaría por la abstención.