A través de un testimonio compartido en Facebook, un padre hizo sus descargos tras haber intentado mudar a su bebé en un baño de hombres y no encontrar ningún mudador a su disposición. Nelson Ormeño se encontraba de paseo con su hijo en el Mall Plaza Vespucio cuando tuvo que realizar una verdadera hazaña para lograr su objetivo de poder cambiarle el pañal a su guagua.

“Al llegar al baño tenía 3 opciones, baño niños, hombres y mujeres. Entro al de niños pensando encontrar mudadores, para mi sorpresa no había; en consecuencia, me dirijo al de hombres, y adivinen! No había mudadores. Afortunadamente, había un señor que limpiaba el baño y que se encontraba en el lugar, ¿dónde hay mudadores?, le pregunto. Con un rostro algo choreado me dice, en el de mujeres!!. Chucha! Pensé. Tendré que entrar al baño de mujeres; entré en pánico!!, ¿qué wea hago? Lo primero, fue pensar en esperar a la cote ( mi pareja 😍), pero estaba pagando en una caja de vtr, entonces podía ser rápido o eterno”, detalló.

En su ingreso al baño de mujeres, Ormeño sumó dudas: “Me detengo, pienso, ¿y si las pillo meando? En posición de atajar un penal!, salgo. Me quedo en la puerta algo nervioso, no sabía que hacer. Ya filo, entro nomás cara nalga. Voy entrando por segunda vez, y visualizo en los mudadores a niñas menores de edad vestidas de escolar. Puta madre!, si entro se pueden asustar, pensaran que soy un pervertido, gritarán, quizás que piensen!! me pasé el medio rollo. En fin, esto no podía seguir así, tenía que mudar a mi hijo, tomo aire profundo y consecutivamente comienzo mi marcha hacia los mudadores por tercera vez” (sic).

En medio de los obstáculos, el padre aseguró haberse sentido discriminado por primera vez. “¿Por qué por ser hombre no tengo derecho a mudar a mi hijo en un baño de hombres? ¿por qué me tengo que sentir incómodo en hacer algo que es muy natural y lógica tarea que deben realizar ambos padres? Entonces reflexiono… esto deben sentir millones de mujeres día a día, se deben sentir discriminadas por nosotros, por la sociedad, por este país machista”.

“Esto no debe seguir así, la igualdad debe hacerse presente, no somos ni más ni menos, una realidad cultural que debemos erradicar, seamos feministas! Todos tenemos los mismos derechos, deberes y responsabilidades. Ahora pensandolo, encuentro tan absurdo que el baño de hombres no tuviesen mudadores!”, escribió.

Al final de la historia, Nelson se detuvo en la puerta del baño de mujeres y se dirigió a las niñas: “Chiquillas, necesito mudar a mi hijo, ¿me darían permiso?, (quizas que cara tenía); ni lo dudaron, si obvio me dijieron! Y me hicieron un espacio para usar el mudador. A todo esto Mateo, se pone a reir mientras las niñas lo miraban (tierno y coqueto el cabro chico), me sentí más en confianza y ya tranquilo comencé a limpiarle el culo a mi querido retoño. Entraron un par de señoras, todas pasaban y yo cual caballo de feria solo miraba mi objetivo, seguía pensando, si levanto la cabeza y miro para otro lado capacito que crean que ando cuartiando. (Y na que ver!, rollos mios). Una señora me dice muy bien que haga eso. Le di las gracias, pero acto seguido pensé y me pregunté, ¿por qué deben felicitarme? Si es mi deber, mi labor de padre, es algo absolutamente normal“, reflexionó.

Por último, Ormeño aseguró que “nos falta camino por avanzar, por generar un cambio cultural, espero que las nuevas generaciones sean más feministas y que los mayores, no sean retrógrados!, y también espero que a futuro existan mudadores en baño de hombres”.

Lee su testimonio completo: