Hace diez años, la fallecida dirigenta Ana González, refutó públicamente los dichos de la entonces diputada de Renovación Nacional, Karla Rubilar, quien afirmó que varios detenidos desaparecidos que “no eran tales” y que algunos de ellos habían sido vistos en Argentina “vivitos y coleando”.

Sus dichos provocaron un gran dolor en González, una de las fundadora de la Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos: “Ella ha cometido errores dice, pero sigue protegiendo a las dos personas o tres, y se olvidó del dolor de quienes tienen familiares detenidos desaparecidos. Ella cometió errores, pero los está convirtiendo en horrores, y de horrores estamos hartos”, sentenció a sus 83 años.

Luis Emilio Recabarren González, uno de los hijos que la dictadura le arrebató a la emblemática dirigenta, fue uno de los denunciados como “falso detenido desaparecido” por Rubilar. Al respecto, González señaló que “he visto tantas cosas durante la dictadura y después, que esto es una maraña en que han tratado de involucrar el gran drama que hemos vivido durante tantos años y seguimos viviendo muchas personas. A ciencia cierta creo que algo hay aquí de inteligencia de no sé dónde que tramó todo esto”.

La defensora de los derechos humanos invitó a Rubilar a entregar los nombres de las personas que le dieron dichos antecedentes: “Fui a mentir a las Naciones Unidas, fui a mentir al Vaticano, fui a mentir a varios países de Europa y a todo el mundo”, ironizó González.

La polémica le costó a Rubilar la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, donde fue destituida por el resto de los integrantes y reemplazada por el diputado Tucapel Jiménez. La actual intendenta de la Región Metropolitana reconoció que la información sobre supuestos falsos detenidos desaparecidos apareció en el libro “La verdad histórica. Tomo 2” del ex jefe de la DINA, Manuel Contreras. También añadió que fue el abogado Javier Gómez, vinculado al general condenado por diversos crímenes de lesa humanidad, quien le informó sobre dichos antecedentes.

En el texto de Contreras, el criminal sostuvo que la desaparición de 13 personas ocurrida en diciembre de 1976 no fue real. Sin embargo, Rubilar señaló que “puedo dar fe de que yo nunca supe que esa declaración fuera de un libro del ‘Mamo’ Contreras. Yo no tengo idea de si era del ‘Mamo’ Contreras, ni siquiera sabía que el ‘Mamo’ Contreras había escrito un libro”.

A la vez, añadió que “efectivamente conozco a Javier Gómez, un abogado, que es amigo de un gran amigo mío del partido. A mí me comentó que existían antecedentes de personas que habían visto detenidos desaparecidos y yo le dije que cualquier información tenía que ser cotejada”. Para muchos, Rubilar cayó en la trampa de un complicado Manuel Contreras, quien buscaba estrategias para obtener la libertad tras su detención en Penal Cordillera.

Foto: Aton.

La defensa de Sebastián Piñera: “No había nacido en 1973”

La polémica enfrentó a la derecha al gobierno de la época, especialmente con el vocero de Ricardo Lagos, Francisco Vidal, quien le pidió a la derecha y a Rubilar que “dejen de hacer sufrir a miles y miles de chilenos”. Por su parte, Rubilar recibió la defensa cerrada de su sector político, con el apoyo de Carlos Larraín y Lily Pérez, en sus roles de presidente y secretaria general de RN: ambos destacaron que era la justicia quien debía determinar si los casos denunciados eran ciertos o no, pero destacaron que la entonces parlamentaria entregara la información al ministro en visita Carlos Gajardo.

Hasta Sebastián, entonces ex senador, salió en defensa de Rubilar tras sus hirientes declaraciones: “no había nacido en 1973 y por lo tanto acusarla a ella de la dictadura refleja una odiosidad de Vidal”, recalcó el actual presidente, agregando que “en lugar de descalificar a Karla, lo que se debería hacer es investigar si los antecedentes tienen o no sustento”. 

Más tarde, fue Ana González quien señaló que los documentos recibidos por Rubilar eran falsificados y que la misma diputada la llamó para disculparse con ella “por el mal entendido”. “No fue mi intención hacerlo”, sentenció la actual intendenta, agregando que “no soy una mala persona, sólo lamentablemente estas denuncias me llegaron a mí”.

Luego, en un fallo unánime, la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados estableció que Karla Rubilar no actuó de mala fe al realizar las denuncias fallidas sobre la existencia de falsos detenidos desaparecidos, aunque precisó que hubo “falta de prolijidad” de parte de la parlamentaria.

Por su parte, González señaló que “los ciudadanos bien nacidos de este país estamos para que de una vez por todas tengamos verdad y podamos seguir construyendo esta hermosa tierra”.