Durante la tarde de este sábado, la Alameda vio desfilar a cientos de fieles evangélicos y conservadores en la “Marcha por Jesús” que se realiza año a año en esta fecha. Los protestantes se manifestaron en contra de la llamada agenda valórica del gobierno por la aprobación de proyectos como el aborto o la ley de identidad de género. 

En medio de la manifestación, un detalle que llamó la atención fue un grupo de carabineros (alrededor de 20 uniformados) que marchó escoltando la marcha conservadora. Llevaban luma en mano y no vestían sus típicos gorros.

Usuarios en redes sociales han criticado esta acción, comparando este comportamiento con el actuar de las fuerzas especiales en otras protestas, donde cumplen un rol represivo y hostil contra los manifestantes.

Esta marcha no estuvo exenta de disturbios, ya que en cierto punto de la marcha aparecieron encapuchados que intentaron dispersar la movilización, autodenominando su intervención como “antifascista”.