Uno de los casos que mayor conmoción despertó en redes sociales durante este lunes fue el de Mario Núñez (71), quien es chofer de micro y trabaja todos los días acompañado de su esposa, Fresia Farías (65), debido a que padece de Alzheimer y no tiene los recursos para pagarle a alguien que la cuide.

Luego de conocerse, la historia fue ampliamente compartida e incluso se comentó durante la mañana de este martes en distintos matinales de televisión abierta, debido a que se convirtió en una de las expresiones más desgarradoras de las precarias condiciones que deben enfrentar los adultos mayores en Chile.

El hombre relató en distintos espacios televisivos que su esposa fue diagnosticada con la enfermedad degenerativa hace cuatro años, y ante la falta de recursos, debe levantarla todos los días a las 5:30 para que lo acompañe en su turno de 10 horas laborales. Siempre la instala en uno de los asientos del vehículo, junto a los pasajeros, y contó que en ocasiones “se me ha caído de la micro, a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro”.

Y debido a la amplia difusión, la historia pudo tener un mejor desenlace. Según consigna Radio Cooperativa, el Hogar Visitación de María de La Serena –perteneciente a la Fundación Las Rosas– abrió un cupo y la mujer será acogida en el establecimiento.

El administrador del recinto, Leonardo González, enfatizó que “el caso es sumamente complejo porque la señora tiene un Alzheimer avanzado, pero es joven. Su cuerpo tiene para rato, pero su cerebro se está deteriorando”.

La institución además anunció lo anterior a través de su cuenta de Twitter, donde señaló que “ella sufre avanzado Alzheimer y tiene que estar todo el día en una micro, pues su pareja no tiene con quien dejarla”.