La actual reedición del conjunto de textos que componen la obra narrativa de Juan Pablo Sutherland, Se te nota, propone a sus lectores una revisión crítica de los cuentos publicados tanto en Ángeles negros (1994) como en Santo roto (1999). En el momento de su publicación, ambos libros constituyeron lecturas fuertemente marcadas por el signo epocal. Desde la trinchera literaria, Ángeles negros reivindicó a aquellos sujetos marginados del proceso de transición política de principios de los noventa; sus personajes representaban una comunidad que había perdido la voz ante las políticas del consenso instaladas por los gobiernos de la Concertación. En tanto, Santo roto propuso, desde una nostálgica estética finisecular, un entramado de voces, relaciones y afectos que ya habían asumido la derrota representacional que implicó, a fines de la misma década, la melancólica resignación ante la batalla perdida contra las políticas culturales del consenso y el neoconservadurismo de esos años. Ambos libros recogieron el sentimiento generalizado de inercia que propiciaban las políticas gubernamentales mediante la desmovilización de los movimientos sociales.

Sutherland dio cuenta de las voces, discursos y personajes que, en su exclusión, construyeron un espacio disidente de la retórica oficial y en el cual se tramaron la vida, la cotidianeidad y los relatos de sus personajes. Voces fracturadas, identidades fragmentarias y afectos precarios componen el panorama narrativo que Sutherland incorporó en su obra, en la tarea ineludible de recoger la transformación de espacios y sujetos colectivos, más allá de toda representación complaciente con la institucionalidad cultural del momento. El conjunto de su producción se ampara en voces, personajes y narradores que siempre están rehuyendo de su lugar estable y que en su fuga dejan una estela simbólica que rechaza toda sospecha de esencialismo, en la búsqueda de su propia contingencia.

En esta edición el autor presenta un reordenamiento textual que combina, y también desordena, el conjunto de sus dos libros de cuentos. Junto a ellos, además, se incluyen relatos de reciente factura que, agregados en una suma casi clandestina, vienen a incrementar el sentido con el que Sutherland inauguró su escritura con los libros señalados. En general, las secciones de esta edición ofrecen al lector un orden temático que supone una revisión crítica de los textos, pues incita tanto a una relectura analítica de los relatos como a una comprensión sintética del mundo convocado en ellos, generando nuevas interpretaciones y relaciones significativas al interior de las historias contadas. Esta operación editorial responde coherentemente a una propuesta narrativa cuyo objetivo reitera una y otra vez las posibilidades de transformación no sólo de los sujetos y mundos representados, sino también de su propia labor escritural.

Los personajes vuelven a la escena literaria para repetir, en el contexto de este año 2018, aquellos gestos, acciones y palabras que caracterizaron su desamparo en los años noventa. Retornan implacables para evidenciar lo que experimentamos a diario: la afirmación de nuestra experiencia y de nuestra identidad permanece como una tarea inconclusa, como un proceso inacabado y cuyo fin pareciera no avizorarse en el actual horizonte social. Desde sus primeras publicaciones hasta ahora, Sutherland nos repite insistentemente que no somos sólo sujetos en transformación sino, más bien, identidades en suspenso, oscilando permanentemente entre la definición y la ambigüedad, entre la experiencia y el deseo, entre el afecto y el abandono que nos constituye y, a la vez, nos desestabiliza en el contexto de estos ya largos años de posdictadura.

Se te nota

Juan Pablo Sutherland

Editorial Los Perro Románticos

256 páginas

Precio de referencia $12.000


José Salomón Gebhard