Durante esta mañana se conocieron los resultados de las elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica. En la instancia de segunda vuelta, la agrupación de centroizquierda Nueva Acción Universitaria se impuso en la votación con el 57,9% de los votos sobre el Movimiento Gremial.

La estudiante de Arquitectura Belén Larrondo, nueva presidenta electa, aseguró a Cooperativa durante la madrugada que “estamos muy contentos de poder presentar este nuevo desafío para el 2019 que sabemos va a seguir siendo intenso”.

En su campaña, Larrondo abordó las movilizaciones feministas, los casos de abuso de poder al interior de la UC y el cuestionamiento que existe hacia la iglesia, dados los casos de abusos y encubrimientos. A la vez, la instancia estuvo marcada por denuncias de abuso en contra de algunos candidatos, como Ignacio Palma, líder de la lista del MG.

Finalmente, la agrupación obtuvo 7.758 votos frente a la lista del Movimiento Gremial, liderada por Ignacio Palma, quienes obtuvieron un 42,1% de las preferencias, lo que equivale a 5.647 votos. En este escenario, NAU extiende su mandato sobre la FEUC por tercer año consecutivo.

Otra de las sorpresas de la elección la dio la estudiante de Biología Marina, Paulina Carrillo, militante de las Juventudes Comunistas (JJ.CC.) y parte del pacto denominado “Surgencia”, también integrado por agrupaciones del Frente Amplio. Carrillo se convirtió en la consejera superior de la FEUC.

Por su parte, Larrondo señaló que “las movilizaciones feministas probablemente continuarán y nosotros vamos a estar ahí, porque creemos importante que esto siga marcando la pauta de la sociedad chilena y nuestra universidad”, agregó la estudiante de Arquitectura.

Además, la presidenta electa de la FEUC señaló que el próximo año también serán importantes “el gran cuestionamiento a la Iglesia chilena y que está existiendo en nuestra universidad”. También destacó que se iniciará la conformación del comité de búsqueda de nuevo rector para el 2020.