No se reunieron los antecedentes necesarios. Ese es el motivo por el que el fiscal jefe de Iquique, Gonzalo Guerrero, decidió cerrar la investigación sobre la supuesta agresión que sufrió el año pasado el ex senador Fulvio Rossi.

De esta manera se pusieron fin a las diligencias en torno a la indagatoria para esclarecer qué ocurrió el 15 de noviembre del 2017, cuando el PS llegó hasta un hospital de la región para constatar las lesiones producidas por una supuesta herida producida en un acto con su comando.

Sin embargo, a casi 365 días del incidente, la Fiscalía no ha encontrado datos suficientes para formalizar a alguien, según consigna La Tercera.

A Rossi, quien llegó con sus propios medios al recinto médico, se le constató una lesión abdominal y un TEC. Según sus propias declaraciones, el atacante fue alguien a rostro descubierto, pero que usaba una capucha, sin embargo, habría podido identificar que tenía acento extranjero y que era de raza negra.