Con una sanción del 10% de su sueldo terminó el proceso que la Contraloría inició contra el ex alcalde de Coronel, Leonidas Romero. Hoy diputado, el parlamentario es miembro de la “bancada evangélica” y se ha hecho conocido por sus dichos homofóbicos y transfóbicos en la Cámara, como cuando dijo que la actriz Daniela Vega era hombre.

En 2015 el órgano contralor inició un sumario administrativo en contra de la gestión de Romero en Coronel. Las conclusiones llegaron recién en octubre pasado y dan cuenta de que el entonces alcalde aprobó un decreto para la contratación de obras para el edificio municipal a través de trato directo y sin consultar al concejo municipal, como lo estipula la Ley Orgánica de Municipalidades.

Dicha legislación, que regula entre otras cosas el actuar de los y las alcaldes, establece para realizar una obra que supere los 500 UTM se debe contar con la aprobación del concejo municipal, paso que se saltó Romero.

Los $512 mil pesos de sanción -correspondientes al 10% del sueldo de Romero como alcalde- fueron pagados el 31 de octubre. “La perfección no existe. Si alguien lo quiere tomar como que hay un delito, le quiero decir que no. Aquí no nos robamos ni un peso, no sé si será la realidad de hoy, pero el hecho de haber cancelado la multa no significa un delito. No soy quién para juzgar a la Contraloría, pero si hay falta, habrá que aceptarla”, dijo Romero al diario El Sur.

“No me arrepiento de nada, porque Coronel creció una enormidad, las arcas fiscales estaban funcionando, no había corrupción”, agregó.

El sumario también acusó responsabilidad a Tania Aguilera, entonces directora del Secplan y a Luis Cortés, funcionario municipal, a quienes se les sancionó con multas del 5 y 20% de sus sueldos respectivamente.

El edificio municipal todavía se encuentra en construcción y arroja un avance de 37%.