Una tibia reacción es la que ha demostrado el gobierno luego de que se conociera del asesinato de Camilo Catrillanca, el joven mapuche de 24 años que murió luego de recibir un disparo en la cabeza en medio de un operativo del Comando Jungla, que irrumpió en la comunidad de Temucuicui, en la comuna de Ercilla.

Mientras el ministro del Interior, Andrés Chadwick, lamentó la muerte pero respaldó el actuar de Carabineros, esta mañana el presidente Sebastián Piñera guardó silencio, en medio de su gira por Asia.

Sin embargo, a eso del mediodía, el mandatario se manifestó a través de su cuenta de Twitter, donde calificó el hecho como una “lamentable muerte” y señaló que el gobierno “agotará medios para investigar verdad de lo ocurrido” y que se solicitará un fiscal de dedicación exclusiva para el caso.

Sin embargo, pese a que las versiones de los familiares señalan que Catrillanca estaba trabajando en su tractor y que los uniformados llegaron el lugar en busca de los responsables de un robo de autos, el mandatario señaló que “ratificamos deber de Carabineros de perseguir delitos y su derecho a defenderse cuando son atacados“.

La última aseveración pese a que los relatos de los presentes en el lugar aseguran que fue un grupo de más de 200 uniformados el que irrumpió en el lugar, que además la comunidad fue sobrevolada y que realizaron una serie de ráfagas de disparos.