Cerca de las 9:40 horas llegó el presidente Sebastián Piñera a la región de La Araucanía, a una semana de la muerte de Camilo Catrillanca en medio de un operativo por el Comando Jungla, para sostener diversas reuniones con autoridades de la zona.

Es en ese contexto que las calles de la región se llenaron de personas de la zona que hicieron saber a través de banderas del Wallmapu, pancartas, cortes de carreteras, calles tomadas y diversas manifestaciones que el Presidente no era bien recibido. Una de las movilizaciones más concurridas fue una que se realizó en la Plaza de Armas de la ciudad de Temuco, la que congregó a estudiantes que mostraron su rechazo a la visita.

Otro de los puntos clave se dio fuera de la sede del gobierno regional, donde cerca de 100 personas se agolparon para manifestarse a viva voz diciendo “pueblo, escuche, mataron a un mapuche”.

Como respuesta a las movilizaciones que se dan en varios puntos de la ciudad que visita el mandatario, se ha desplegado un fuerte contingente policial.

Durante los días previos a su vista, la familia del peñi de 24 años muerto el miércoles pasado pidió al gobierno que respetaran su duelo y que no los buscara para sostener una reunión, pese a los intentos del gobierno para concretar la cita.

La agenda del presidente en la región, a la que llegó con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y  su par de Desarollo Social, Alfredo Moreno, es de carácter reservada, es decir que los periodistas que viajaban con él en el avión presidencial fueron dejados en la intendencia de Temuco, mientras Piñera realiza sus actividades en privado.

Sin embargo, se sabe que el jefe de Estado se reunirá durante el día con las profesoras asaltadas, hecho que desencadenó el operativo del Comando Jungla y acabó con 23 balazos contra Catrillanca, quien iba en un tractor junto a un adolescente de 15 años.

Noticia en desarrollo.