Fue al terminar la interpretación de la ópera “El elixir del amor”, del italiano Gaetano Donizetti, que la Orquesta de Estudiantes de la Universidad de Chile ignoró las instrucciones de su director, el maestro Eduardo Browne, y comenzó a interpretar “Arauco tiene una pena” de Violeta Parra, a modo de protesta por el asesinato de Camilo Catrillanca.

El episodio ocurrió el martes pasado en la Escuela de Carabineros de Chile, ubicada en la comuna de Providencia, donde habían realizado una presentación que se extendió por varias horas, y que terminó convirtiéndose en todo un hito.

“Lo valiente fue que se tocó en el Teatro de Carabineros de Chile, dentro de la misma Escuela de Carabineros. Estoy muy orgulloso de lo simbólico y potente de nuestro acto, ¡fue un hito gigante!”, contó el chelista Marcelo Mella en conversación con Culto.

El músico contó que antes de la presentación habían conversado la posibilidad de interpretar el tema durante la función final, pero que el maestro Brown no estaba de acuerdo. “Este es no es un escenario para hacer política”, les dijo.

Aún así, los estudiantes decidieron seguir adelante con su iniciativa, que quedó registrada en un video que fue difundido por las redes sociales de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech).

Mella explicó que se trató de “algo pacífico y sensato” y que “aunque tras bastidores hubo una discusión con algún carabinero, finalmente, como toda la gente se puso a grabar y por lo simbólico del momento, el público aplaudió. Definitivamente era el momento y el lugar para decir algo”.