El Ministerio Público indaga a más funcionarios policiales que participaron en el operativo que culminó con el asesinato de Camilo Catrillanca.

Los efectivos se sumarían a los 4 uniformados que fueron formalizados ayer y serían investigados por obstrucción a la investigación, según consigna La Tercera.

El fiscal, José Calderara, quien está a cargo de esta arista señaló que se busca establecer por qué los funcionarios mintieron en su primer testimonio y afirmó que en sus declaraciones existe “una conducta dirigida a obstaculizar el esclarecimiento de estos hechos”.

Los funcionarios declararon en un primer momento que no se había grabado el operativo donde murió el comunero, cuestión que fue descartada cuando el sargento Raúl Ávila reconoció que había destruido la tarjeta de memoria de su cámara que habría sido arrojada al baño de su casa.

El persecutor cuestionó sus declaraciones debido a que la cercanía de los uniformados impide creer esta versión. “Todos los funcionarios de esta patrulla del Gope mintieron”, sostuvo y agregó que “uno podría pensar que otras personas están involucradas en esta obstrucción”.

El matutino agrega que fuentes del caso señalan que se requisaron las cámaras de la subcomisaría de Pailahueque, en Ercilla, para saber cómo los funcionarios se habrían puesto de acuerdo para entregar una versión única.