Durante el pasado lunes, el general director de Carabineros fue citado a La Moneda luego de que se conociera una una grabación de Carlos Alarcón, el ex sargento formalizado por homicidio consumado en el caso Catrillanca.

El video de Alarcón se difundió el domingo por redes sociales. En el registro, Alarcón Molina agradecía el apoyo de sus compañeros en la 2ª Comisaría de Temuco -donde se mantiene en prisión preventiva- y aseguró que “todavía falta que salgan cosas a la luz (…) Aquí hay gente que nos hizo mentir”.

Al mediodía, Piñera citó a Soto a La Moneda para dar explicaciones por lo ocurrido. El general director de Carabineros llegó al palacio presidencial en compañía del general subdirector, Álvaro Altamirano, y de los generales inspectores Fernando Riveros, Christian Franzani, Fernando Petit, José Rivera Aedo y Kurt Haarmann Ritter.

Al ingresar, Chadwick y el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, se sentaron a escuchar la versión de Soto y los demás generales sobre la filtración del video y las condiciones en las que los imputados se encuentran cumpliendo la prisión preventiva. En la cita, el general director sostuvo que no se explicaba y no sabía en detalle las circunstancias en las que el imputado recibió una visita familiar, momento que habría aprovechado para grabar el registro. 

Sin embargo, Soto aseguró que pidió más celeridad en la investigación interna al respecto. La reunión no duró más de 30 minutos y Piñera expresó su molestia ante los hechos, pidiendo que se le entreguen todos los antecedentes al Ministerio Público, que se haga una revisión de las condiciones en que los imputados cumplen la prisión preventiva y que  se refuercen los trabajos preventivos en La Araucanía.

Los uniformados dejaron La Moneda en silencio, mientras que Chadwick explicó a la prensa que fueron citados para recordarles que “la prioridad de este gobierno es el cumplimiento de un deber fundamental como es el resguardo y la seguridad del orden público y de la ciudadanía”.

En la instancia, el secretario de Estado descartó rumores sobre una eventual renuncia de Soto o de otro general. Por último, el Presidente recalcó que “si es que alguno (uniformado) indujo a mentir, también va a tener que asumir su responsabilidad y recibir su justo castigo”.