Nuevos detalles llegan este martes sobre el informe psicológico de Francisco Silva, uno de los investigados por la muerte de Nibaldo Villegas, quien fue declarado como imputable luego de que el peritaje concluyera que tiene sus facultades mentales normales por lo que podrá ser juzgado.

En el documento, según apunta Bío Bío, Silva responsabiliza a Johanna Hernádez, su actual pareja y ex esposa del asesinado hombre de Villa Alemana, de inducirlo a cometer el crimen aunque asegura que fue ella quien lo mató de una estocada en el pecho.

“En una conversación ella me decía que ‘este huevón se tenía que morir’ y mis voces decían ‘es verdad’, ella me decía ‘así me voy a quedar con pensión, tu te llevas bien con mis hijos’, entonces lo hicimos”, dice el documento de la transcripción del relato del hombre que añadió que ella supuestamente dopó a la víctima antes de asesinarlo.

Incluso detalló que “un día ella lo drogó con quetiapina y clonazepan y así le cortó un brazo, luego ella me mandó una foto por WhatsApp y me dijo que Nibaldo estaba listo, ahí yo entré porque estaba a tres cuadras”.

“Al rato ella me dice ‘chucha, la cagué, ya no lo podemos pasar por suicidio’” , y continúa relatando que “entonces lo empezamos a cortar en la cama. Luego lo bajamos al living porque estaba difícil”.

Sin embargo, todas sus declaraciones, en las que buscaba quedar como una persona con alguna patología psiquiátrica fueron descartadas  ya que “destaca principalmente una actitud de mostrarse ‘enfermo por voces que le dicen cómo actuar’, evidenciándose una permanente conducta de evitación al interrogatorio dirigido”.

Lo anterior, junto a una “activa exageración de pseudo síntomas relacionados con patología mental, pero incongruentes con una enfermedad real”.

Esto quedaría demostrado en algunas de las declaraciones que están en la misma transcripción donde apunta explícitamente que “hay unas voces” que lo mandan a hacer cosas, todo para rematar diciendo que “yo debería estar en un hospital, porque estoy enfermo mental”.