Durante la noche del pasado miércoles, el presidente Sebastián Piñera asistió a la cena de aniversario de Evópoli, donde se dio tiempo para cuestionar a los partidos de izquierda y para defender el rumbo de la coalición.

En el sexto aniversario del partido que se formó durante la administración Piñera, el Mandatario recalcó que está “absolutamente convencido de que el medio, el camino, la ruta que quiere seguir la gente de izquierda promete el paraíso, pero nos va a entregar el infierno, como ha ocurrido en tantas otras partes del mundo”.

Piñera aseguró que los partidos de izquierda, sus rivales políticos, “no comprenden la naturaleza humana; quieren hacer ingeniería estructural desde el Estado, y como no confían en la gente, crean este concepto de que el Estado sabe mejor lo que es bueno para la gente, y que ellos son los que mejor interpretan lo que es bueno para el Estado”.

Por último, el Presidente sentenció que a raíz de este escenario “se produce esa simbiosis totalitaria de que ‘yo sé lo que es bueno para usted, yo tengo el Estado, y usted hace lo que yo le digo'”.

En otros temas, el jefe de Estado aseguró que durante su mandato “nos hemos hecho cargo de urgencias que habían sido olvidadas irresponsablemente. Hemos puesto a los niños primero en la fila”.

Entre los asistentes a la cita realizada en el Circuito Español se encontraba el timonel del partido, Hernán Larraín Matte; el senador Felipe Kast, la ministra Gloria Hutt y su par de la Segpres, Gonzalo Blumel.

En la cita, Larraín Matte señaló que “queremos ser unitarios, queremos trabajar con Chile Vamos y al mismo tiempo, queremos hacer siempre rigurosos con nuestros principios y con nuestras convicciones. Somos un proyecto colectivo, somos parte de Chile Vamos y queremos seguir contribuyendo para que nuestro país sea más grande”.