En su declaración, el suboficial Patricio Sepúlveda, quien entregó el único registro conocido del crimen de Camilo Catrillanca, aseguró que hubo contacto directo entre Hermes Soto y el abogado Inostroza, quien ha sido apuntado como el responsable de las primeras versiones falsas   que entregaron los involucrados en el asesinato del comunero mapuche. Sin embargo, señaló que no recuerda el día ni la hora en que se produjo la conversación.

Hasta ahora, los sargentos Carlos Alarcón y Raúl Ávila, el cabo Braulio Valenzuela y el suboficial Patricio Sepúlveda, los cuatro involucrados en el crimen, no han hablado con los medios y sus versiones solo han sido entregadas al Ministerio Público. En la primera declaración conjunta ante Fiscalía, todos mintieron y hablaron de un enfrentamiento que no existió. El entramado de falsedades sobre lo ocurrió terminó forjando la salida del general director de Carabineros.

La Tercera PM logró contactarse con el suboficial Sepúlveda y su abogado Javier Jara, quien entregó la semana pasada un video desconocido que entrega detalles del operativo que terminó con el homicidio de Catrillanca. 

A través de un escrito, el ex uniformado relató lo que ocurrió en las horas posteriores al crimen, insistiendo que fueron invitados a mentir por sus superiores. Además, insistió en que el abogado Cristián Inostroza mantuvo contacto directo Soto y otras fuentes de la investigación también aseguran que hubo diálogos entre ambos, cuando el Ministerio Público ya sabía sobre la existencia de un video sobre el operativo.

Las primeras conversaciones de Inostroza fueron sostenidas con el otrora General Christian Franzani Cifuentes. La Fiscalía ya tiene información sobre el tráfico de llamadas en su poder.

Respecto a las imágenes que fueron conocidas hace días, Sepúlveda sostuvo que “siempre quise mostrarlas. No supe qué hacer. Estaba muy confundido y todo se complicó. Yo no tenía abogado, esa información no podía caer en manos de cualquier persona. La entregué en el momento en que logramos encontrar un abogado defensor. Mi abogado en ese momento las vio y pidió estudiarlas antes de tomar cualquier decisión. Por motivos ya sabidos, mi abogado de ese entonces renunció al caso y nuevamente quedé sin abogado defensor. Cuando el actual abogado tomó el caso, dijo que debíamos decirle toda la verdad y le conté de esta grabación. Igualmente pidió revisarlas y posteriormente las hizo llegar al fiscalía, donde el fiscal me citó el mismo día a declarar”.

Además, el ex uniformados sostuvo que él le informó personalmente al celular del mayor Manuel Valdivieso lo que había ocurrido: “Como se trataba de un delito flagrante teníamos órdenes del helicóptero de detener a los sospechosos. Es por eso que al no detenerse a las órdenes de intimidación el conductor del tractor, los colegas tomaron la determinación de disparar a una zona segura baja del tractor, con la única finalidad de que se detenga. Lo demás fue un trágico accidente. Nunca se tuvo la intención herir o matar. Si hubiese sido así, habría dos tiros y dos muertos cuando los tuvimos frente a frente. Realmente nadie esperaba este resultado”.

Sepúlveda añadió que al abogado Inostroza le narraron todos los hechos “como realmente ocurrieron” y aseguró que luego les ordenaron que “dijéramos que fue un enfrentamiento y se cruzó en la línea de fuego y que nosotros efectuamos sólo tiros disuasivos y nadie andaba con cámaras. Al escuchar, guardé silencio y acaté la orden. Alarcón les manifestó que dijéramos la verdad, que igual se iba a saber. Más tarde que temprano saldría la verdad, ahí fue cuando el mayor Valdivieso le decía a Alarcón ‘o te quieres ir preso'”.

El imputado aseguró que el abogado “en dos oportunidades cuando yo estaba hablando con él, me manifestó que lo estaba llamando mi General Soto. No recuerdo día ni hora. Hay otros que al parecer lo escucharon hablar, eso es lo que sé”.

“Hace un tiempo un funcionario disparó a un Uber (…) Todos lo apoyaron”

Sepúlveda reconoció que nadie manifestó un desacuerdo ante la orden de mentir sobre lo ocurrido: “Nos faltó una mejor asesoría, alguien con experiencia. Fue una estupidez y no supimos reaccionar para oponerse, nos encontrábamos en un estado de shock, ante un suceso traumático o aterrador y muy estresante, que nuestra mente nos impedía recapacitar, pensar, estábamos más bien bloqueados”.

Además, señaló que entendieron que debían decir la verdad “cuando hablamos con el señor Jara. Nos dijo que la única posibilidad de que tuviéramos oportunidad de defensa era decir la verdad y entregar todo los antecedentes y eso hicimos y no me arrepiento”.

A juicio de Sepúlveda, “se disparó porque se pensó que estaba amparo en la ley frente a la no detención del tractor, Hace un tiempo atrás un funcionario disparó a un Uber en el Aeropuerto. Todos lo apoyaron, hasta el Presidente de la República. El conductor del Uber no era sospechoso de nada. Aquí se trataba de un delito flagrante de robo de 3 vehículos, donde habían involucrado menores de edad. Nosotros sólo estábamos haciendo cumplir la ley, donde resultó una tragedia accidental, por eso creo que era necesario detener a las personas con la única finalidad de fiscalizarlo o detenerlo. Reitero se disparó a una zona baja del tractor, mis colegas no tuvieron la intención de herir y menos de matar”.

El ex uniformado aseguró que ninguno de los policías involucrados conocía a Camilo Catrillana y agregó que “nunca existió un comando jungla. De los 14 GOPE que fueron a Colombia cerca de un mes, 6 se mantienen en La Araucanía y tuvieron una instrucción entre 15 a 20 días, no sé quién inventó eso”.

“Quiero empatizar con sus padres, que lamento profundamente que este procedimiento policial terminara con este accidente, tan doloroso para la familia. Yo sé que lo más valioso que Dios nos ha dado son los hijos. Sé que cualquier palabra que diga no calmara el dolor y la tristeza que sienten por la muerte de su hijo, es un pesar que no se puede superar y lo llevaran durante toda la vida y espero en Dios o en sus creencias, encuentren la paz, tranquilidad y consuelo que necesitan”, cerró el ex carabinero.