Francisco Saavedra se ha convertido en uno de los animadores favoritos del público en le último tiempo, no sólo por su simpatía, sino que también por tener opinión y apoyar distintas causas sociales.

El conductor de “Lugares que hablan” habló con La Tercera sobre las consecuencias que ha debido afrontar por involucrarse en estos temas, donde incluso ha discutido con figuras de la política como José Antonio Kast.

Sobre su encontrón en Twitter con el líder de Acción Republicana, a quien calificó como “imbécil” después de que éste se burlara de la diputada Emilia Nuyado por hablar en mapudungun en medio de la interpelación al ministro del Interior, Andrés Chadwick, Saavedra sostuvo que no se arrepiente pero que tampoco fue la forma correcta de hacerlo.

“No voy a borrar lo que escribí en Twitter, porque no me arrepiento, fue una reacción muy mía. Con todo eso no lo pasé nada de bien. Uno se angustia, porque Twitter es muy violento. De repente leer varias cosas, varios insultos y unas cosas horrorosas, es para no creerlo. Me acuerdo que cuando publiqué mi reacción, dije al tiro ‘la cagué’, pero también dije ‘esto ya está hecho’. Filo, yo soy un conductor que tiene opinión. Puede que no haya sido la forma, y que la palabra le haya chocado a algunos, porque piensan que debo opinar pero con respeto. Y ahí es cuando me doy cuenta de que tienen razón, y que debo dar mis opiniones con respeto. Yo no estoy de acuerdo con la violencia, pero creo que caí en el mismo juego al responder de manera violenta”, afirmó.

Además de esto, Saavedra señaló que los animadores tienen que tener convicciones y luchas debido a que cuentan con una tribuna que debe ser utilizada de buena forma.

“Uno tiene que dormir con la conciencia tranquila, porque sé que de repente quito horas de mi sueño o de mi tranquilidad familiar por pelear por causas, como lo hice en la marcha por la ley del cáncer. Uno no puede solo criticar y descansar en el Estado. Tienes que hacer algo”, sostuvo.