Durante este miércoles, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, confirmó que el país se restará del pacto de migraciones de las Naciones Unidas, con el objetivo de proteger los valores nacionales.

A través de un mensaje publicado en Twitter, el Mandatario ultraderechista señaló que “Brasil es soberano para decidir si acepta o no migrantes” y anunció que quienes ingresen al país tendrán que respetar las leyes brasileñas y su cultura.

“Quien venga aquí debe estar sujeto a nuestras leyes, reglas y costumbres, así como deberá cantar nuestro himno y respetar nuestra cultura. No cualquiera entra en nuestra casa, ni cualquiera entrará en Brasil vía pacto adoptado por terceros”, sostuvo Bolsonaro.

Además, el nuevo presidente brasileño cerró su discurso manifestando rechazo al Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular  de la Asamblea General de la ONU, que ya fue ratificado en diciembre pasado países, incluido Brasil, durante el mandato del ex presidente Michel Temer.

Estados Unidos e Israel, dos países que al igual que Chile decidieron restarse del acuerdo, son dos de los objetivos para el gobierno de Bolsonaro, que pretende estrechar lazos y activar sus relaciones como cooperadores y aliados estratégicos.

La retirada del pacto se hizo efectiva este martes, cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores notificara a las Naciones Unidas de la decisión del mandatario de ultraderecha, quien reivindica un criterio riguroso para la entrada de inmigrantes a Brasil, donde los últimos años han llegado cientos de venezolanos.

En diciembre pasado, Bolsonaro sostuvo que “no somos contrarios a los inmigrantes, pero para entrar en Brasil hace falta un criterio bastante riguroso. En caso contrario, en lo que dependan de mí, no entrarán”.