El caso del crimen de Rafael Nahuel marcó a Argentina el 25 de noviembre de 2017 cuando el grupo Albatros de la Prefectura Naval Argentina realizó un operativo en la comunidad indígena Lafken Winkul Mapu. Allí el cabo primero Francisco Javier Pintos disparó por la espalda al joven comunero. En el mismo procedimiento resultaron heridos otros dos mapuche y fueron detenidas decenas de personas.

La comunidad está ubicada en la zona del lago Mascardi, ubicado en la provincia de Río Negro. En ese entonces, la policía se dirigió al lugar para realizar el desalojo de la toma de un predio que fue identificado por el gobierno como parque nacional.  

Este miércoles se conoció que los cinco agentes vinculados al crimen serán procesados. El juez federal Leónidas Moldes fue quien dictaminó esta decisión preliminar.

A los uniformados Francisco Javier Pintos, Juan Obregón, Sergio García, Sergio Cavia y Carlos Sosa, la justicia los imputa como coautores del delito de “homicidio agravado por su comisión con violencia contra las personas mediante la utilización de armas de fuego, cometido con exceso en la legítima defensa”.

El juez Moldes indicó que los policías “utilizaron el armamento provisto por esa institución (marcadoras de pintura, subfusiles MP5, pistolas 9 mm., entre otras), como consecuencia de lo cual se produjo la muerte de Rafael Domingo Nahuel Salvo (…) quién fue impactado por una munición emergente de un arma de fuego que le ocasionó su deceso”

La misma causa procesará también a los comuneros Fausto Jones Huala y Lautaro González, dejándolos en prisión preventiva por ser considerados coautores de los “delitos de usurpación y atentado contra la autoridad agravado por haberse cometido a mano armada”.