Durante el pasado miércoles, en representación de la Real Academia Española (RAE), el filólogo Pedro Álvarez se refirió a las críticas del director Alfonso Cuarón por los subtítulos del español mexicano al español de España de “Roma”, en su exhibición en los cines europeos.

“Cuando uno va al cine a ver una película mexicana, española o argentina no espera encontrar subtítulos, porque no son necesarios. ‘Roma’ tiene algunas partes en mexica, una lengua indígena, y esas partes sí hay que traducirlas, pero la parte que está en español no necesita en absoluto traducción”, declaró el especialista.

Los subtítulos cambian palabras como “mamá” por madre y “enojarse” por “enfadarse”, algo que el propio Cuarón rechazó: “Me parece muy ofensivo para el público español el que ‘Roma’ la hayan subtitulado con castellano español”, señaló el director.

A la vez, declaró que se trata de una práctica “parroquial, ignorante y ofensivo para los propios españoles” y sostuvo que “a mí me encanta ver, como mexicano, el cine de Almodóvar y yo no necesito subtítulos al mexicano para entender a Almodóvar”.

En este sentido, el académico de la RAE argumentó que “es absurdo porque lo entendemos todo, y lo que no, podemos deducirlo por el contexto (…) Hay variedades (en el español) y pequeñas diferencias, pero todos nos entendemos sin problemas”.

Sin embargo, Álvarez precisó que “no hay un español bueno y otro malo” y explicó que “en Canarias, o en algunas zonas de Andalucía, se utiliza el ‘ustedes’ y eso no plantea ningún problema, no creo que nadie se plantease traducir una película del andaluz o del canario al español de España”, agregó.

A su juicio, la plataforma Netflix, que produjo la cinta y también permite agregar subtítulos en español, “pretende dar facilidades al espectador, pero realmente es un indicio de su falta de confianza en la capacidad de comprensión del hispanohablante”.